Temas

India

UNA ADOPCIÓN CON FINAL FELIZ

Ana Bernal, al fin con su hija: "Se está adaptando increíblemente bien, está sana y llena de energía"

Una de las consecuencias del coronavirus ha sido el tema de las adopciones, y es que durante la cuarentena un centenar de familias españolas vieron que los trámites de adopción internacional se paralizaron. Tras siete meses de lucha, Ana Bernal ha conseguido encontrarse con su hija y desde hace un mes, la pequeña Dya disfruta, junto a su madre, de su nuevo hogar.

Campaña de Manos Unidas

Pesetas solidarias

Manos Unidas de Cuenca está recogiendo estos días en una treintena de establecimientos y parroquias de Cuenca antiguas monedas de peseta para financiar un proyecto de la organización en India.

Derechos Humanos y Solidaridad

Contraparte - Escenarios invisibles

(Edición 85) – Personas de países como la India, Afganistán, Pakistán o Palestina también padecen el duro impacto de la pandemia del coronavirus. El confinamiento y los efectos de la expansión del virus también incrementan problemas como una alimentación básica o una atención sanitaria de mínimos. Revisamos estos escenarios de la mano de organizaciones como Sonrisas de Bombay, Acción Contra el Hambre o World Visión. Además, analizamos ‘el virus del hambre, un nuevo informe elaborado por la ONG Oxfam Intermon sobre los graves problemas que plantea la lucha contra la inseguridad alimentaria. Y, al cierre, el grito de Ansam reivindica la infancia robada de muchos niños y niñas en un contexto como Siria.

con familias que viven en 20 metros cuadrados

Zonas del mundo en las que quedarse en casa es una utopía

En la India se acaba de cumplir un mes... de confinamiento, por decir algo, porque millones de seres humanos carecen en el país techo de propio y, cuando lo tienen, tampoco es necesariamente sinónimo de aislamiento. En slums como el de Dharavi, el mayor de Bombay, familias enteras conviven en apenas 20 metros cuadrados, con escasa higiene. Hay un baño por cada 1.400 personas y lavarse las manos es un lujo para la mayoría tampoco dispone de un lugar para almacenar comida. Así que, lo de quedarse en casa es utopía, como constata Mohamed Amir, residente del barrio.