Temas

cárcel

JUICIO EN LA AUDIENCIA DE SEVILLA

El ex director de Mercasevilla pide perdón y acepta dos años de cárcel por prevaricación

La Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla ha resuelto finalmente mediante un acuerdo de conformidad entre las partes, el juicio cuyo inicio estaba previsto este jueves contra Fernando Mellet, exdirector de la empresa Mercasevilla, perteneciente al Ayuntamiento hispalense y la sociedad estatal Mercasa; por delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos al haber encargado a una empresa la gestión de la escuela infantil de la entidad, "sin respetar" los principios de publicidad, concurrencia y transparencia y "excediéndose en las funciones" y limitaciones económicas del cargo que ostentaba.

En la sala, el presidente del tribunal ha anunciado un acuerdo entre las partes, es decir la defensa de Mellet, la Fiscalía y la acusación particular ejercida por Mercasevilla, para resolver el asunto mediante una conformidad y evitar así la celebración como tal del juicio.

El fiscal, que había atribuido a Mellet delitos de prevaricación y de malversación de caudales públicos, solicitando inicialmente para él nueve años de inhabilitación especial para el ejercicio de empleo o cargo público por el primer delito y cuatro años de cárcel y diez años de inhabilitación absoluta para empleo o cargo público por el delito de malversación, ha explicado así una modificación de su escrito inicial de acusación.

En concreto, ha añadido las atenuantes de reparación del daño al haber entregado el acusado 6.000 euros y de dilaciones indebidas, solicitando finalmente para él seis años de inhabilitación especial para el ejercicio de empleo o cargo público por el delito de prevaricación y dos años de cárcel y seis años más de inhabilitación por el delito de malversación de caudales públicos; así como una indemnización de más de 150.000 euros en favor de Mercasevilla.

Fernando Mellet, su defensa y la acusación particular se han mostrado conformes con dicha calificación de la Fiscalía, con lo que el presidente del tribunal ha declarado "firme" la condena con la pena ya descrita.