Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

PUEDO OPINAR Y OPINO

Fernando Ónega: "Sánchez tendrá que buscar alguna abstención, como el PP buscó la del PSOE en 2016"

Si hasta ahora se dijo que Sánchez estaba en el mejor de los mundos porque ya no necesitaba ponerse en manos de los independentistas, aquí no ha pasado nada. Pero claro: los escaños son habas contadas y si la ruptura con Esquerra es cierta, la investidura depende de los cuatro diputados presos.

Fernando Ónega
 |  Madrid | 16/05/2019

Si no renuncian al escaño, la investidura es fácil, porque no pueden votar, con lo cual si no fallan el PNV ni los partidos pequeños, Sánchez será elegido en segunda votación. Si los cuatro presos renuncian al escaño y se cubren sus vacantes, nos podríamos encontrar con un empate a 175 y no habría presidente.

Así de compleja es la situación, para disgusto de Pablo Iglesias que, según Irene Montero, ya se ve en el Consejo de Ministros. Sánchez tendrá que buscar alguna abstención de alguien, como el PP buscó la abstención del PSOE en 2016 y Pedro Sánchez respondió con su famoso "no es no". Yo confío en que habrá arreglo una vez que pasen los postureos ante las elecciones municipales.

Y después, a intentar gobernar. ¿Cómo? Con la acreditada fórmula de la geometría variable de Zapatero. Partido a partido, ley a ley y pacto a pacto. Si Sánchez se viese en ese trance, podría gobernar y, como tiene un máster de resistencia, podría llegar al final, pero en condiciones de debilidad y falta de estabilidad. En nada de esto estaríamos si fuese posible el acuerdo con Albert Rivera. Pero ni uno ni otro están por la labor, ni Sánchez quiere a Podemos en la oposición.