'el olvido que seremos' con FERNANDO TRUEBA Y JAVIER CÁMARA

Fernando Trueba: "Hacer esta película ha sido como meterse en el corazón de otra persona"

Fernando Trueba y Javier Cámara presentan la película 'El olvido que seremos' que se estrena este viernes 7 de mayo.

ondacero.es

Madrid | 05.05.2021 14:13 (Publicado 05.05.2021 13:34)

'El olvido que seremos' es una novela de Héctor Abad Faciolince cuyo título viene de un poema de Borges. En esa obra, Abad Faciolince hacía un relato tierno pero desgarrador de la historia de su casa, de su familia y, sobre todo, de su padre, Héctor Abad Gómez. 'El olvido que seremos' es, en definitiva, el retrato sentimental de la relación de un padre y su hijo. Esa novela se convierte ahora en película de la mano entre otros de Fernando Trueba como director y Javier Cámara en el papel del doctor Héctor Abad Gómez. La película, que se estrena este viernes, ha sido galardonada con el Premio Goya a la Mejor Película Iberoamericana.

Fernando Trueba confiesa que el hecho de llevar la novela al cine le causaba bastante respeto, entre otras cosas, porque es una historia de verdad, una novela escrita "desde el corazón y la memoria de un ser humano que ha perdido a su padre y quiere que no se le olvide" y al dirigirla, "era como meterse en el corazón de otra persona". Además, el libro está narrado a lo largo de 25 años, desde que el autor tiene 3 años hasta que matan al padre, y Trueba consideraba complicado trasladar eso al cine. Sin embargo, pensó: "Si no hago esta película voy a estar toda la vida arrepintiéndome de no haberla hecho" y por ello decidió dirigir la película.

La emoción del rodaje

La película está contada con una gran ternura y sensibilidad, algo que se palpaba continuamente en el rodaje. Javier Cámara recuerda que de tanta emoción que había durante el rodaje -entre los técnicos, los actores, la familia- sentía alivio al pensar que él estaba haciendo simplemente un papel, que se podía "quitar ese traje y volver a nuestro país".

Tanto el libro como la película, cuenta la vida de una buena persona, Héctor Abad Gómez, médico y activista comprometido con la libertad, la educación y la sanidad pública en el Medellín violento de los años 70. Aunque el personaje central, encarnado por Javier Cámara, es "el tronco de la historia", Trueba comenta que lo que hace a la obra algo único es "el clima que ese hombre y su mujer Cecilia creaban en esa casa" donde educaban a sus hijos "con mucha libertad, con mucho amor y mucho humor".

Un día, cuando estaba el decorado acabado Cecilia, la madre de la novela, preguntó si podía ir a ver la casa. Allí apareció ella, con sus 95 años, y al entrar en el despacho del doctor, su marino, empezó a sollozar. A continuación, subió las escaleras, entró a su habitación, se sentó en la cama y se echó a llorar. "El equipo no respiraba, estábamos todos sobrecogidos”, cuenta Trueba.

En otra ocasión, cuenta Cámara, se encontraban rodando la escena en la que el personaje de ella y el hijo ven por última vez vivo a Héctor. Cecilia, que estaba en su casa, escuchó en la radio que estarían cerradas algunas calles porque se estaba rodando ‘El Olvido que seremos’. La mujer, decidió ir a ver el rodaje y, al llegar se encontró con la policía que cerraba al tráfico la calle: "Soy la protagonista", les dijo a los agentes. Rodar esa escena fue muy complicado porque al ver que la verdadera Cecilia estaba viéndoles actuar, los actores se vinieron abajo de la emoción.

Su relación con el autor de la novela

Cuando se hace una adaptación de una novela, en ocasiones surgen tensiones con el autor del libro. Sin embargo, esto no ha sucedido con Héctor Abad, que es "el sueño de cualquier director", cuenta Trueba. Cuando comenzó el rodaje de la película, Héctor hizo "la cosa más elegante que nadie ha hecho; cogerse un avión a Italia para no molestarnos en absoluto", explica el director. Con ese gesto generoso y elegante, "Héctor se ha convertido en un amigo para siempre" dice emocionado Trueba.

Una Colombia llena de luz y de vida

Javier Cámara admite que llegó a Colombia lleno de prejuicios derivados de la visión imperialista americana. "Siempre hemos estado contando la historia oscura de Colombia", cuenta, pero cuando vio el amor que tenía todo el equipo por esta historia, dijo: "Por fin me voy a encontrar con la Colombia que estaba deseando contar; una historia llena de vida".