Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

España, en el tercer puesto

La mayor parte de los países europeos no cumplirá los objetivos obligatorios de clima en 2030

La mayor parte de los países europeos no cumplirá con los objetivos de clima para 2030 que son de obligado cumplimiento porque los Planes Nacionales Integrados de Energía y Clima (PNIEC) presentados a la Comisión Europea "fallan gravemente" en sus objetivos relativos al sector transporte, según advierte la organización europea Transport & Environment, que sitúa el compromiso de España en el tercer puesto de los Veintiocho.

Europa Press
 |  Madrid | 13/06/2019
Contaminación en Madrid

Contaminación en Madrid / EFE

La organización europea ha analizado la ambición climática plasmada en los PNIEC presentados por los Estados miembro de la UE en lo relativo a sus planes para reducir la contaminación del transporte, que es el sector que más emisiones de dióxido de CO2 genera y asegura que "no cumplirán con sus propios objetivos de emisiones de 2030".

Así, recuerda que todos los países deben implementar políticas mucho más efectivas para reducir las emisiones del transporte que las propuestas hasta la fecha. En concreto, solo aprueban en la clasificación Países Bajos, Reino Unido y España, que se sitúan en los tres primeros puestos, al haber obtenido más de un 50 por ciento en el ranking elaborado por la organización dedicada a favorecer la sostenibilidad del transporte en Europa.

Estos países contrastan con Alemania que, a pesar de ser la economía más grande de la UE se sitúa en la décimoquinta posición, lo que la deberá llevar a prepararse a "pagar miles de millones de euros a otros países por incumplir los objetivos de emisiones de la UE para 2030", según advierte T&E.

Además, valora que los Países Bajos se han comprometido a no vender más coches propulsados por combustibles fósiles en 2030 y a reducir las emisiones generales del transporte en un 29 por ciento en comparación con los niveles de 2005. Sin embargo, su clasificación en primera posición está supeditada a un borrador de acuerdo nacional sobre el clima que el Gobierno ya ha anunciado que debilitará.

Por su parte, Reino Unido y España también prevén prohibir los automóviles propulsados por combustibles fósiles en 2040, aunque el informe de la ONG cree que esa fecha es "demasiado tarde" para lograr "descarbonizar" la flota de vehículos en 2050.

Si bien, apunta que Gran Bretaña también deja la puerta abierta a los vehículos híbridos y recuerda que tanto las promesas de España como las del Reino Unido "no son vinculantes".

El director de análisis y tendencias de T&E, Carlos Calvo, ha valorado que según lo presentado hasta la fecha, la mayoría de los planes de clima y energía en el área del transporte de los gobiernos de la UE "serán responsables del incumplimiento" de los objetivos vinculantes de emisiones de la UE para 2030. "Eso significa que podrían ser citados en los tribunales y multados, o se verían obligados a pagar compensaciones económicas por las reducciones de emisiones en otros países de la UE", insiste.

Asimismo, añade que entre los países peor clasificados, Alemania (puesto 15) ha pospuesto la toma de decisiones hasta que se publique la versión final de su plan, que debe entregar a la UE antes de final de año. Italia, que por su parte, ocupa la décimoséptima posición, planea impulsar automóviles y camiones propulsados por gas a pesar de que emiten tantos gases de efecto invernadero como los vehículos de gasolina y diésel.

También expone que los dos países peor situados son Bulgaria, en el puesto número 27, y Hungría, en el puesto 28, repectivamente. El plan del primero, Bulgaria no incluye "nada" para reducir las emisiones de camiones, furgonetas, aviación o transporte marítimo, mientras que Hungría (28º) dice que incrementará sus emisiones de transporte en un 30 por ciento por encima de los niveles de 2005.

Antes de final de junio la Comisión Europea valorará cada Plan Nacional de Energía y Clima y antes de final de año cada Estado miembro tendrá que presentar su plan definitivo.

El análisis de T&E concluye que puesto que muchos estados miembros se están posicionando en una senda de incumplimiento de sus objetivos climáticos para 2030, se verán obligados, según las normas de la UE, a comprar créditos por valor de miles de millones de euros a los estados miembros con mejores resultados. T&E considera que "no es sólo posible sino también necesario descarbonizar el transporte en 2050 a más tardar".

Finalmente, Calvo añade que la "ola verde" de las elecciones de la UE muestra que los ciudadanos europeos quieren que la UE defienda el medio ambiente y luche contra el cambio climático. "La nueva Comisión debería obligar a los gobiernos a rehacer sus planes de clima y energía y exigirles que en su elaboración no ignoren las protestas de nuestros niños y jóvenes en defensa de su futuro".

La experta en políticas de cambio climático de ECODES, Miriam Zaitegui, recuerda que España recibirá las recomendaciones de la Comisión Europea a su PNIEC el 26 de junio.

Así, destaca que el estudio de T&E señala que las carencias del plan España en el área de transporte son la necesidad de una mayor claridad en cuanto a los biocombustibles que garanticen equilibrio entre sostenibilidad y ambición climática, más medidas para el transporte público, etc. "Es necesario que el gobierno tome buena nota de estos estudios y promueva procesos amplios de participación ciudadana de calidad e informada de cara al PNIEC final", ha insistido.

Por su parte, la coordinadora de Transport and Environment España, Isabell Büschel, lamenta que el borrador del PNIEC de España no prevé "ninguna medida" para reducir las emisiones de camiones, que son responsables del 28 por ciento de las emisiones por carretera en 2016.

Asimismo, ha añadido que respecto al transporte marítimo menciona de forma "muy genérica" la promoción de medidas de eficiencia energética, sin incluir más detalles. "Lo que destaca como nota positiva en el borrador del PNIEC español es que no menciona el uso del gas natural en transporte", ha concluido.