Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

ERC PROPONE QUE EL PRESIDENT SEA ORIOL JUNQUERAS

JxCat y ERC mantienen el pulso en las negociaciones pese a la renuncia de Puigdemont

JxCat y ERC mantienen el pulso en las negociaciones con las que buscan desencallar la legislatura en Catalunya pese a la decisión de Carles Puigdemont de renunciar a la Presidencia para evitar un nuevo conflicto con el Estado.

EP | Madrid | Actualizado el 16/07/2018 a las 15:21 horas

JxCat, ERC y la CUP intensifican sus reuniones

JxCat, ERC y la CUP intensifican sus reuniones / antena3.com

La decisión de Puigdemont de señalar a Jordi Sànchez como su sucesor al cargo ha desencadenado un nuevo conflicto entre los dos partidos: ERC no acepta de entrada este nombre y propone que el presidente sea su líder, Oriol Junqueras.

Fuentes de la negociación consultadas por Europa Press sostienen que este nuevo conflicto paraliza los dos siguientes movimientos que se preveían: un acto en Bruselas para poner en marcha la estructura política en "el exilio" que tiene que pilotar Puigdemont --en el denominado 'Espai Lliure de Brussel·les'- y el pleno de investidura.

Según el documento interno de la CUP que trascendió el miércoles pasado, el acto en Bruselas para poner en marcha la 'Asamblea de Representantes de la República' y el 'Consell de la República' -una suerte de Parlament y Govern paralelos- tenía que ser el próximo lunes, y el pleno de investidura el martes o miércoles. A estas horas, ni uno ni lo otro está garantizado y las partes siguen negociando con otros puntos de conflicto abiertos: el reparto de carteras del próximo Govern, el área de comunicación, y quién asume la portavocía del futuro Ejecutivo.

Sobre el reparto de carteras, el nuevo punto de fricción es Enseñanza: los republicanos reclaman este área, que en principio se negoció que fuera para JxCat -con el dirigente del PDeCAT Lluís Font como el mejor colocado para liderarla-, y que ya en la anterior legislatura fue del PDeCAT.

JxCat replica que ERC ya tiene previsto asumir departamentos como Bienestar Social y Salud, por lo que pide para sí misma Enseñanza para evitar que los republicanos piloten las principales áreas de acción social -y de las que más presupuesto público manejan-

En JxCat ha molestado que ERC haya salido ahora proponiendo públicamente a Junqueras como presidente, y ha recordado que existe un acuerdo vigente por el que los republicanos asumirían la Presidencia del Parlament y ellos la de la Generalitat. "Puede que haya que recordar que hay un pacto vigente para ceder a ERC la Presidencia del Parlament (parte ya completada) y a JxCat la Presidencia de la Generalitat", señalan desde la lista de Carles Puigdemont.

JxCat se refiere al pacto anunciado el 16 de enero, en el que JxCat se comprometió a apoyar a Torrent como presidente del Parlament a cambio del apoyo a Puigdemont para la Presidencia: los republicanos señalan que el segundo no se ha cumplido porque el presidente cesado ha renunciado.

Por su parte, los republicanos reivindican a Junqueras y recuerdan que, si la lógica de las elecciones era restituir "al máximo" el Govern que fue cesado por el 155, el líder de ERC debería ser el mejor colocado tras la renuncia de Puigdemont y no Sànchez, que no formó parte de aquel Ejecutivo.

Con este nuevo contencioso en marcha, Torrent ya ha anunciado que la semana que viene iniciará una ronda de contactos con todos los grupos para escuchar sus propuestas: Cs ha descartado de nuevo presentar a Inés Arrimadas como candidata y está por ver si JxCat y ERC logran ir al encuentro con un pacto ya cerrado, o cada uno con su propuesta.

Precisamente Puigdemont ha pedido este viernes en una entrevista que nadie descarte por completo unas nuevas elecciones, aunque ha señalado como hipotético culpable al Estado por poner trabas a Sànchez, y no por la falta de acuerdo de los independentistas.