Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

OPINIÓN | El maestro infiltrado

¿Qué pasaría si todas las docentes hicieran huelga el 8M?

En la Comunitat Valenciana las mujeres docentes son mayoría, parámetro que se convierte en el hilo conductor del análisis de esta semana del periodista José Francisco Michelli que dirige su mirada a la celebración del Día Internacional de la Mujer

José Francisco Michelli | Elche | Actualizado el 16/07/2018 a las 15:30 horas

José Francisco Michelli Parra

José Francisco Michelli Parra / Onda Cero Elche

Las mujeres son mayoría en la educación no universitaria. Nos hemos infiltrado en un centro de educación Infantil y Primaria de Elche que cuenta con una matrícula de 400 estudiantes, quienes son atendidos por 27 docentes, seis hombres y 21 mujeres. Si le sumamos el personal no docente, compuesto por las monitoras de comedor, las limpiadoras y la conserje, dan una idea de la contundencia que tendría la huelga de todas las mujeres vinculadas al ámbito educativo.

Y es que 7 de cada 10 docentes no universitarias son mujeres, tanto en la Comunidad Valenciana como en toda España. De acuerdo a un reciente informe de la Generalitat, son más de 37.000 mujeres y casi 17.000 hombres quienes forman al alumnado valenciano desde infantil hasta bachillerato, así como en las Escuelas de Adultos, Artes, Conservatorios y Formación Profesional. Aquí surge la gran duda de si todos los hombres del ámbito educativo serían capaces de organizarse para garantizar los servicios mínimos, en caso de que todas sus compañeras se sumaran a la huelga.

Otro dato interesante es que cuanto más cercana a la maternidad es el tipo de enseñanza, la ausencia de hombres se acentúa. Un ejemplo de ello es que en educación Infantil más del 96% de docentes son mujeres, mientras que en Primaria la cifra alcanza casi el 76%. En Secundaria y Bachillerato, en cambio, los hombres representan más del 41% mientras que las mujeres ocupan mas del 58% de las plazas. En Formación Profesional, la cuota docente femenina se reduce al 46%, algo que también ocurre en las enseñanzas artísticas con un 43%.

En el caso de los centros de Educación Especial o las aulas específicas de centros ordinarios, que escolarizan a personas con diversidad funcional, la cifra de maestras alcanza el 83% en toda la Comunidad Valenciana. A las docentes de estos centros se suma la figura de las educadoras, mujeres en casi un 100%, que realizan una labor de acompañamiento al alumnado. Las analistas explican que existe una feminización de los trabajos vinculados a los cuidados y a las personas en situación de dependencia, como ocurre con la mayor parte del alumnado que acude a los centros específicos.

Una mirada panorámica a los datos, arroja que el alumnado de la Comunidad Valenciana ronda las 765.000 personas. Aquí vuelve a surgirme la duda: ¿los hombres de la enseñanza no universitaria serían capaces de asumir el trabajo del personal docente y no docente por un día? Pensar en nuestros centros educativos llenos de la ausencia de las mujeres, me hace reflexionar sobre, al menos, tres puntos.

El primero sería el de dar pasos firmes para que nuestra sociedad reconozca las aportaciones de las mujeres a la humanidad, tal y como lo plantea Puri Heras. El segundo, que profundicemos en garantizar la igualdad de derechos económicos, políticos y sociales. Mientras que el tercero sería construir espacios libres de violencia hacia las mujeres, comenzando por los espacios educativos. En la formación y la educación está la clave. Yo apoyo la #HuelgaFeminista8M.