CAZA

Gecen y vecinos muestra su rechazo a las batidas de caza de jabalís en el Desert de les Palmes

Vecinos y el grupo ecologista Gecen han mostrado su rechazo a las batidas de caza de jabalís en el Desert de les Palmes que autoriza la Generalitat para el "supuesto control" de esta población.

Europa Press

Castellón | 21.01.2022 10:55

Gecen y vecinos muestra su rechazo a las batidas de caza de jabalís en el Desert de les Palmes
Gecen y vecinos muestra su rechazo a las batidas de caza de jabalís en el Desert de les Palmes | Europa Press

"Tras unos dos meses de temporada de caza, hemos ido viendo cómo las estrategias de los cazadores en los cotos de alrededor del Desert de les Palmes han convertido a este en una especie de refugio, donde la población de estos animales acosados se ha ido trasladando, pues hay indicios de que siempre se realizan desde la periferia de los cotos hacia el corazón del parque natural", han subrayado.

Según los vecinos y Gecen, ahora, antes de que finalice la temporada de caza y "en connivencia" entre el "lobby" cazador y la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, "aducen la necesidad de controlar a la población de estos".

"Su estrategia, matar cuantos más ejemplares mejor, desborda diferentes zonas del paraje con más de 40 cazadores acompañados de jaurías de perros, que pueden llegar a ser entre 50 y 100 perros que, de forma sistemática, crean una situación de terror y pánico a la población de jabalís, que huyen despavoridos de forma anárquica, para ser abatida en zonas con escasa visibilidad por los cazadores apostados en diferentes puntos", han apuntado.

Esta estrategia -según el grupo ecologista y los vecinos- no solo provoca situación de estrés a los jabalís, también afecta a toda la biodiversidad del Parque: águila real, águila perdicera, búho real, zorros, ginetas, garduñas, tejones, entre otros, "que ven su hábitat invadido por realas de perros".

Como han señalado los vecinos, "no solo crean un perjuicio a los animales, sino que vecinos concienciados en el valor del cuidado y respeto a este tesoro natural que es el Deser son avasallados y amenazados por parte de los cazadores por disentir y no ceder sus casas y terrenos para estas prácticas salvajes". "Nos llegan cada día más ejemplos de actitudes agresivas y desproporcionadas por parte de los cazadores con vecinos, ciclistas, excursionistas, agentes medioambientales*", han añadido.

"HERRAMIENTA INÚTIL"

Ni Gecen ni los vecinos entienden cómo la Conselleria sigue esta estrategia, "que demuestra ser una herramienta inútil en la gestión de la fauna y de un espacio natural". "Ya hay sobrados estudios que indican que esta hoja de ruta no sirve para el control de la población, sino que provoca el efecto contrario como la desestabilización de la población de jabalís y una exponencial reproducción debido a la ruptura de los roles establecidos en las poblaciones", han añadido.

Además, consideran que crean un "nefasto perjuicio" sobre otro tipo de fauna, por ejemplo las rapaces que anidan en el Parque y que, en estas fechas, ya están preparando la nidificación. Asimismo, -han destacado- estas batidas "son un riesgo para la integridad de las personas y la libertad de movimiento, ya que el Desert es una zona frecuentada por senderistas, ciclistas o familias que pasean", y han añadido que en una anterior batida "sorprendieron a excursionistas y ciclistas en medio en la zona de Montornés".

Así mismo, creen que hay un "gran riesgo" para la integridad de los animales domésticos, "pues las jaurías de perros actúan a veces de forma indiscriminada y han agredido a otros perros de vecinos, así como gallinas, gatos, entre otros".

"Hay acoso a vecinos y ecologistas cuando protestamos mostrando nuestra negativa a aceptar las imposiciones del lobby Cazadores-Conselleria y una evidente vulneración de la ley general de caza ante el disparo con munición para caza mayor en una zona sin correcta visibilidad", han lamentado.

Gecen y los vecinos exigen a la Conselleria de Mireia Mollà que dé explicaciones de los motivos por los cuales se niega a la captura en vivo de jabalís mediante las jaulas trampa, "método eficaz y contrastado", y "prefiere la conflictividad social, pues cada vez es más evidente el rechazo de los vecinos del Desert que no admiten la gestión de la biodiversidad mediante tiros, bravuconerías y prepotencia".