Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

PUEDO OPINAR Y OPINO

Fernando Ónega: "El 'ménage à trois' es tan complicado en política como en el amor"

Si me pides conclusiones, tengo que acudir otra vez al decálogo. Primer mandamiento: donde no hay harina, todo es mohína. Donde no hay mayoría absoluta, hay que forzarla con pactos y solo son fáciles cuando se trata de dos. El ménage à trois es tan complicado en política como en el amor.

Fernando Ónega
 |  Madrid | 14/06/2019

Segundo: La necesidad de echar mano de los pequeños les dio un valor desproporcionado. Vox y otros han impuesto condiciones como si fuesen mayoritarios.

Tercero: No ha sido buena idea mezclar elecciones, porque al final los pactos autonómicos condicionaron la investidura y se desembocó en tener que llamar a los independentistas para investir a Sánchez.

Cuarto: Esa llamada a Esquerra deja en mal lugar a Sánchez, que, ideas aparte, sufre la humillación de tener que dialogar con quien echó abajo sus presupuestos y le abortó la operación Iceta.

Quinto: Visto lo visto, los pactos no se hicieron sobre ideas, sino sobre reparto de poder, a ver quién pilla más y mejor.

Sexto: Planteadas así las conversaciones, esto se ha convertido en una feria de ganado, donde cada feriante puso precio a la res.

Séptimo: Surgió un invento nuevo, que es repartir algunas alcaldías por periodos: fifty-fifty, dos años para ti, dos para mí. Una ocurrencia.

Osctavo: El bloque conservador salió beneficiado del ceremonial, pero queda herido por las ambiciones. Sobre todo, las de Madrid.

Noveno: A pesar de todo lo dicho, hay un factor positivo: este país se está acostumbrando a pactar.

Décimo: La política sigue haciendo extraños compañeros de cama.