Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

CON CARLOS Y MATEO RODRÍGUEZ-BRAUN

Que no, que don Quijote nunca le dijo a Sancho Panza aquello de "con la Iglesia hemos topado"

El profesor Carlos Rodríguez- Braun y su hijo Mateo explican en Más de uno, que don Quijote nunca le dice a Sancho Panza aquella famosa frase de "Con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho".

ondacero.es
  Madrid | 28/10/2019

Aseguran que la equivocación deriva de una escena del capítulo IX de la 2ª parte, cuando Don Quijote y Sancho buscan, por la noche, en El Toboso, el palacio de Dulcinea, en las que dice:

—Hallemos (...) el alcázar —replicó don Quijote— (...) Y advierte, Sancho, o que yo veo poco o que aquel bulto grande y sombra que desde aquí se descubre la debe de hacer el palacio de Dulcinea.

(...) Guio don Quijote, y habiendo andado como doscientos pasos, dio con el bulto que hacía la sombra, y vio una gran torre, y luego conoció que el tal edificio no era alcázar, sino la iglesia principal del pueblo. Y dijo.-

—Con la iglesia hemos dado, Sancho.

Lo que demuestra que realmente, don Quijote dice "dado" y no "topado", que es una palabra mucho más contundente. Además, se refiere a una iglesia como edificio y no a la Iglesia como institución. En el texto, la palabra "iglesia" está escrita en minúscula. Por lo que la razón de que don Quijote no pueda encontrar el palacio de Dulcinea no es que la Iglesia le ponga obstáculos sino porque era noche cerrada y, sobre todo, porque el palacio no existe. Es decir, que todo hace pensar que esta frase no tiene una lectura escondida contraria a la Iglesia.

Asimismo, Francisco Rico, uno de los especialistas de El Quijote más reconocidos en la actualidad, que opina que la frase no tiene ninguna segunda intención y no dice más de lo que suena.

Y consideran que la confusión se ha producido porque aunque ahora la Iglesia como institución tiene muy poco poder, antiguamente solía tener un peso muy elevado dentro de la sociedad y esta frase resume, de manera graciosa, la impotencia ante ese poder. Más tarde, la frase se hizo popular refiriéndose a cualquier autoridad, fuera o no eclesiástica.

Seguro que te interesa..

Que no, Hamlet no le dice a la calavera "Ser o no ser"