Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Justicia | Galicia

Prisión para una mujer en Galicia por espiar el Whatsapp de una amiga

Además de leer algunos mensajes del móvil durante un descuido, se reenvió a sí misma por correo electrónico todos los mensajes de una conversación guardados durante dos años. La condena es de 14 meses de cárcel, aunque no tendrá que ir a prisión, pero sí indemnizar a la víctima con 1.500 euros.

EFE
 |  Madrid | 14/08/2019
WhatsApp chatting_643x397

WhatsApp chatting_643x397 / Economía Digital

Una mujer que cogió el teléfono móvil de una conocida para leer por interés propio las conversaciones que ésta tenía con el entonces abogado de su todavía esposo, del que se estaba divorciando, y que posteriormente se envió las mismas a su correo electrónico, ha sido condenada a catorce meses de cárcel.

Los hechos se remontan a agosto de 2014 mientras ambas presenciaban un partido de tenis en Oleiros (A Coruña) y, aprovechando que en ese momento se había ausentado la víctima del espionaje olvidándose su teléfono móvil, se levantó a cogerlo sin permiso, según reza el fallo de la Audiencia Provincial de A Coruña.

Así, según la resolución divulgada a la prensa, la acusada leyó la conversación confidencial que el letrado de su todavía marido había mantenido con la titular del teléfono con el objetivo de enterarse bien de lo que "a ella y al descrito pleito pudiese afectar" y entonces se envió el "contenido íntegro" de las conversaciones a su cuenta de correo electrónico.

Los hechos pudieron quedar constatados, refleja la sentencia, gracias además a dos testigos que la vieron con el móvil y que acreditaron que la condenada "se hizo con el teléfono" de la otra mujer "y que tal conducta no tenía otro propósito que descubrir conversaciones personales e íntimas de ésta".

Por todo ello, la acusada ha sido condenada a 14 meses de cárcel, aunque no ingresará en prisión, y a pagar asimismo 1.500 euros por daños morales como indemnización.