ALIMENTOS PROCESADOS

Alerta sanitaria por este aditivo tóxico principalmente en helados: cómo detectar y lotes afectados

Sanidad ha retirado varios lotes de alimentos que estaban contaminados con un aditivo cancerígeno.

ondacero.es

Madrid | 23.07.2021 11:32

Cómo distinguir un buen helado
Cómo distinguir un buen helado | Pixabai.

Tras la alerta europea del 24 de junio sobre la presencia de residuos de óxido de etileno en la producción de helados, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha instado a las empresas alimentarias para que retiren todos aquellos lotes de productos con riesgo de estar contaminados con residuos de óxido de etileno por medio del aditivo E410 (goma garrofín o goma algarroba).

La OCU insiste de nuevo al Ministerio de Consumo para que aclare los lotes de helados afectados por la contaminación "no seguros ni aptos para consumo", para que todas aquellas personas que tengan helados sospechosos de contener residuos de esta sustancia los retiren tal y como ya se he hecho en Francia. Más cuando según la propia AESAN, "no se puede definir un nivel seguro de exposición para la población y, por lo tanto, cualquier nivel al que puedan estar expuestos los consumidores presenta un riesgo potencial".

"Más cuando se trata de un producto alimenticio ampliamente consumido por la población infantil, especialmente en estas fechas veraniegas. Además, dado que los estabilizantes usados en la fabricación de helados suelen utilizarse también en otro tipo de alimentos, como los postres lácteos y las salsas, OCU considera que debería comprobarse si ha podido llegar a otro tipo de productos", ha dicho la organización, que recuerda además que el acceso a una información clara y transparente es uno de los derechos básicos del consumidor.

Así es el aditivo tóxico que contienen los helados y otros productos

El óxido de etileno está prohibido en la Unión Europea desde hace más de 20 años y es un pesticida que se usa en países del sureste asiático y que se ha detectado en productos importados como las semillas de sésamo.

Dado que estas semillas se emplean para elaborar multitud de productos, desde panes de hamburguesas a barritas energéticas o hummus, Bruselas lleva meses reforzando los controles y retirando miles de alimentos potencialmente afectados.

"Se ha constatado que el óxido de etileno podría estar presente en materias primas de origen vegetal procedentes de terceros países destinadas a consumo humano directo, o que son utilizadas como ingredientes en la fabricación de diferentes productos alimenticios o, a su vez, como materia prima para la elaboración de dichos ingredientes".

Desde la AESAN informan de que "el óxido de etileno está clasificado como un posible mutágeno, posible carcinógeno y posible tóxico para la reproducción.