Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

durante su participación en el segundo acto de la plataforma España Ciudadana

Rivera plantea fijar un mínimo del 3% de los votos para entrar en el Congreso

Reclama que los españoles puedan decidir "un gobierno fuerte, limpio y que no tenga hipotecas de aquellos que quieren liquidar un país".

Agencias | Madrid | Actualizado el 17/07/2018 a las 00:57 horas

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera / @ESPCiudadana

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha propuesto una ley electoral en la que los partidos deban obtener un tres por ciento del total nacional de votos para entrar en el Congreso de los Diputados.

Así lo ha indicado durante su participación en el segundo acto de la plataforma España Ciudadana, en el que han participado también el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, la escritora e investigadora andaluza María Elvira Roca, la magistrada María José Torres, el empresario Kike Sarasola y el entrenador de baloncesto y ex seleccionador, Javier Imbroda.

Rivera ha asegurado ante unas 4.000 personas, según la organización, que si se quiere abrir el debate de reformar la Constitución Española que sea "para mejorar y fortalecer España, no para debilitarla y liquidarla"; más concretamente, ha dicho que no es para "contentar a Puigdemont, a Torra y a los separatistas".

"Queremos una ley electoral justa y eso significa también que los españoles no estén en manos del 0,5 o 0,7 por ciento de nacionalistas que cambian de gobierno o deciden presupuestos", ha sostenido en su intervención, en la que ha sido interrumpido varias veces con gritos de 'presidente, presidente' y 'queremos votar'.

Es por ello que el líder de la formación naranja ha propuesto una ley electoral con listas abiertas, en la que los votos "valgan igual" en todo el país y que haya ese mínimo del tres por ciento nacional para estar en el Congreso de los Diputados. "No puede ser que de Bildu dependa la sanidad, la justicia y todas las partidas de este país", ha insistido.

A juicio de Rivera, el sistema electoral español tiene que proteger "la igualdad de los españoles, el interés general" de manera que, ha añadido, aquellas formaciones políticas que quieran estar en el Congreso "que saquen votos suficientes y piensen en todos los españoles".

La Constitución, ha reiterado, hay que "reformarla y mejorarla" para "garantizar la unión de los españoles, no para dar privilegios a los separatistas, con una sanidad universal en toda España y que todos los votos valgan igual".

Ha recordado que "22 partidos separatistas han apoyado al presidente actual", el socialista Pedro Sánchez, en la moción de censura contra el expresidente Mariano Rajoy, y se ha preguntado por qué "le tienen miedo al pueblo español y por qué no podemos decidir al presidente votando en las urnas".

Ha añadido que le gustaría ser presidente del Gobierno de España "pero no a cualquier precio sino para mejorar este país". "De verdad Sánchez piensa que los españoles estamos de acuerdo con que levantemos el 155 en Cataluña", se ha cuestionado, añadiendo si "vamos a permitir que sigan con embajadas en el extranjero".

Rivera ha apuntado que quiere que los españoles decidan quién quiere ser su presidente y ha agregado que cuando hay una crisis de confianza "hay que recuperar la confianza". "La lógica --ha añadido-- dice que los españoles decidan un gobierno fuerte, limpio, que pueda hacer reformas y no tenga hipotecas de aquellos que quieren liquidar un país".

"Es un instrumento para devolver la fortaleza al Gobierno de España y poder hacer reformas en la educación, la justicia, en el ámbito laboral", ha asegurado. Y esto, ha añadido Albert Rivera, "no se puede hacer con 84 escaños y en manos de populistas y separatistas" pero sí "con un gobierno sin hipotecas y con un proyecto de país".

También ha tenido palabras para Europa, emplazando a la unión de países europeos por un "proyecto común". "No queremos liquidar Europa", ha incidido y ha pedido que se defienda "el proyecto de unión de los españoles y de la Unión Europea".

En este sentido, el líder de Ciudadanos ha pedido que "no se fíen" de aquellos que "reniegan de sus orígenes, de su familia", recordando los suyos malagueños, de los que se ha vuelto a mostrar "orgulloso".

Ha lamentado que aún hoy haya en España gente "que reniega de lo que somos": "Hay que saber de dónde viene uno para saber lo que hay que hacer en el futuro. Es importantísimo conocer nuestro pasado y lo que hay que corregir".

Rivera ha animado a los españoles a integrarse en esta plataforma España Ciudadana, que realizará su tercer acto en julio en Palma de Mallorca, y ha recordado que en el país "caben todos". "No quiero divisiones, quiero sumas y como en este país caben todos tenemos que proteger a nuestro país de los que quieren liquidarlo", ha manifestado.

En su alocución, el presidente de la formación naranja ha defendido ser catalanoparlante: "No querría que nadie me prohibiera hablar catalán pero tampoco que me prohibieran hablar español porque las dos suman". De hecho, ha afirmado que España es el único país del mundo con un patrimonio "tan rico que hay quien quiere liquidarlo" y, ante ello, ha defendido "la unión en la diversidad y la diversidad de la unión".

En definitiva, según el dirigente nacional, "frente a los que quieren liquidar el país" Cs tiene que ser la "alternativa", la "España ciudadana que dice basta". A su juicio, la unión de los españoles "tenemos que volver a ponerla de moda".

"Nuestro país tiene que quitarse lastres del pasado. Nacionalismo es lo que dice Torra, que los españoles somos bestias con taras genéticas. Y yo le digo que patriotismo es creer que todos los españoles somos iguales ante la ley", ha recalcado.

Rivera ha propuesto a los ciudadanos que se conjuren y se den la mano para "no parar hasta conseguir tener un gobierno de España limpio, fuerte, una mayoría parlamentaria constitucionalista y para recuperar valores de igualdad, unión y libertad. Parar que los cenizos y los independentistas sepan que nunca van a conseguir liquidar nuestro país".

En su intervención ha anunciado que el próximo acto de España Ciudadana será en julio en las Islas Baleares, "porque algunos están intentando que el nacionalismo llegue allí".

En el acto ha participado el empresario Kike Sarasola, quien ha pedido "respeto" a las familias que, como él, han optado por la gestación subrogada y ha animado a los más jóvenes a emprender, recordando cómo hace 15 años tuvo un sueño y creó, con su marido y un amigo, una cadena hotelera. Así, ha emplazado a devolver a España el espíritu de las olimpiadas de Barcelona 92.

Por su parte, la escritora andaluza, investigadora y profesora, María Elvira Roca, ha recordado que España es "la casa de todos": "Todos podemos vivir, con nuestras diferencias, que no nos empobrecen, nos hacen mejores y nos enriquecen".

El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa ha asegurado que la unidad española, "forjada a lo largo de tantas aventuras y tantos cientos de años, no la van a romper los grupos independentistas que quisieran destruir lo que ha sido forjado con el esfuerzo de los españoles a lo largo de los siglos".

Para el escritor, España debe creer en el futuro, incidiendo en que hay "razones para el optimismo" y en ello los jóvenes "tienen un extraordinario desafío y de ese desafío saldrá una España más joven, más justa, más democrática y unida".

"España es un país maravilloso, entre otras cosas por su diversidad, por la riqueza de sus lenguas, sus culturas, sus tradiciones", ha sostenido, y ha instado a los españoles a "tener fe" en el país y ser optimistas: "Sabemos que su futuro será mejor que su pasado y esa será la obra de los jóvenes españoles y se construirá en la unión, en la democracia y en la libertad".

También Javier Imbroda ha defendido los valores del deporte y esa "España talentosa y trabajada, en la que sí quiero estar", mientras que la magistrada María José Torres ha recordado los problemas de la justicia, con falta de medios materiales y "demasiada" sobrecarga de trabajo.