Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Llama a combatir la "patrimonialización" de las instituciones

Rivera critica que Rajoy utilice la Moncloa para hacer campaña electoral

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha criticado al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, por "utilizar" el palacio de la Moncloa para hacer campaña, al referirse al vídeo preelectoral que ha lanzado este lunes, y ha llamado a combatir la "patrimonialización" de las instituciones del Estado.

EFE | Madrid | 09/05/2016

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera / EFE

Aunque ha reconocido que no ha visto el vídeo de precampaña que el PP ha puesto en circulación a través de las redes sociales, sí se ha referido a él en la rueda de prensa en la sede de Alcalá después de la reunión de la Ejecutiva.

Ha insistido en la idea de que Rajoy no puede estar al frente de un Gobierno de regeneración, como demuestra el nuevo supuesto caso de corrupción conocido hoy en Valencia, ha dicho, subrayando que "ni Rajoy ni Bárcenas ni Barberá" pueden encabezar la nueva etapa de cambio.

Pero no ha querido entrar a analizar si ese candidato podría ser el vicesecretario general del PP, Pablo Casado, una propuesta planteada por los periodistas sobre la que ha respondido que él "no va a matar a nadie" ni hará "quinielas".

En el PP, ha afirmado, hay gente "válida y capaz de cambiar las cosas", y se ha mostrado convencido de que el futuro de España, al margen de ideologías, pasa por cambiar, lo que ocurrirá "tarde o temprano", ha dicho.

Sobre los gastos electorales y ante la reunión del miércoles de las fuerzas políticas para ver si llegan a algún tipo de acuerdo que permita recortarlos, Rivera espera convencer al resto de que la campaña sea "austera" y de que hay que reducir al menos a la mitad la partida corriente y hacer un único buzoneo con todas las papeletas, lo que supondría un ahorro de 25 millones de euros.

"No podemos decir a los españoles que para que el PP y el PSOE pongan su crucecita en las papeletas del Senado nos vamos a gastar 30 millones", ha dicho, emplazando a ambos partidos a que "no tengan miedo" a que los electores puedan escoger a sus candidatos.

Ciudadanos tiene pensado gastar más o menos lo mismo que en la campaña de diciembre (unos cuatro millones de euros) y, por tanto, el esfuerzo de recortar gastos ya lo tienen "hecho", ha precisado Rivera aludiendo a la decisión del PSOE de rebajar sus gastos un 30 por ciento, haya o no acuerdo entre los partidos.

Por otro lado,la ejecutiva de C's ha aprobado hoy la creación del comité electoral, en el que el vicesecretario general, José Manuel Villegas, vuelve a dirigir prácticamente el mismo equipo: los secretarios de Organización, Fran Hervías, y de Comunicación, Fernando del Páramo, más la incorporación del secretario general del grupo, Miguel Gutiérrez.

Será el Consejo General del partido (representa a los 32.000 militantes de C's) el que ratifique el sábado a Rivera como candidato a la presidencia del Gobierno y también las listas, que serán las mismas que el 20-D salvo algún retoque que haya que hacer porque alguien no quiera repetir, como ya hay algún caso.

También el programa electoral será igual, aunque esta vez incorporará memoria económica; no obstante, prevén hacer algún ajuste "de coyuntura", como tener en cuenta el "agujero de déficit" en un punto (10.000 millones de euros), "desviado" por el Gobierno del PP.

Y sobre los recortes del Gobierno, ha contestado al ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, quien en una entrevista en Antena 3 ha reconocido que se han pasado "cuatro pueblos" en el tema de la austeridad, recalcando Rivera que "se han pasado cuatro pueblos recortando y no reformando".

Pero "no hay segundas oportunidades para quien no hizo nada", ha avisado, para quien no ha reformado la justicia, las administraciones publicas, la educación o la Ley electoral y tenía la mayoría absoluta para poder hacerlo.