Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

tras tumbar el déficit

Montero critica a PP y Ciudadanos por su patriotismo que no cree en la ciudadanía

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha acusado a PP y Ciudadanos de hacer gala de un patriotismo "de quita y pon, de bandera y balcón, de pulsera y de cinturón", pero que está alejado del interés general de la ciudadanía, como demuestran al negarse a votar a favor de un mayor margen presupuestario.

efe | Madrid
| 27/12/2018
 La ministra de Hacienda, María Jesus Montero

La ministra de Hacienda, María Jesus Montero / EFE

Durante su defensa ante el Pleno del Senado de una senda de déficit más flexible para el periodo 2019-2020, Montero ha acusado a ambos partidos de "despreciar" las políticas que se dirigen a mejorar los servicios públicos y las condiciones de vida de la ciudadanía porque desde su "rigorismo liberal (...) nunca han creído ni en el Estado del bienestar ni el en Estado de las autonomías".

Montero, que ha comenzado confesando el "desencanto" que le provocaba la certeza de que su senda presupuestaria no podría sortear la mayoría absoluta del PP en la Cámara Alta, se ha ido creciendo a lo largo de una intervención en la que se ha mostrado muy dura contra la "pinza nostálgica inmovilista" que han formado PP y Cs frente al Ejecutivo socialista.

La ministra ha insistido en que 2018 se cerrará con un déficit del 2,7 % del PIB, cinco décimas por encima del comprometido por el anterior Gobierno del PP, por las trampas que los populares hicieron en los Presupuestos del año pasado, en los que no todas las políticas contaban con los fondos necesarios.

Ha hecho hincapié en que con la senda vigente el Gobierno se enfrenta a la doble tarea de bajar el déficit el año que viene, pero también de hacer "los deberes no realizados por el PP", que se gastó "los más de 6.000 millones que ahora no deja que las Administraciones Públicas puedan utilizar de forma legítima".

Les ha pedido a PP y Cs que expliquen a las autonomías que no van a poder tener el año que viene 2.500 millones adicionales, de los que 383 millones le corresponderían a Andalucía, 133 millones a Galicia, 124 millones a Castilla y León, y 66 millones a Murcia, comunidades que ha citado como ejemplo.

También que den la cara ante los pensionistas, ya que la Seguridad Social contará con 2.500 millones menos.

El Estado por su parte tendrá unos 1.200 millones menos que la ministra ha dicho que se recortarán de las inversiones "que no crecerán todo lo que nos gustaría", si bien ha reiterado la intención del Gobierno de aprobar los Presupuestos de 2019 en Consejo de Ministros en enero.

El presidente de la Cámara, Pío García Escudero, ha tenido que llamar en dos ocasiones la atención al Pleno ante unos murmullos constantes que han incomodado a la ministra, quien ha reconocido que su intervención iba a servir de poco ante una bancada popular que no la escuchaba.

"Me mueve la misma convicción que a Blas de Otero", ha afirmado la ministra que ha parafraseado al poeta para decir: "Me queda la palabra".

Su discurso ha sido muy político, apelando continuamente al interés general por encima de los intereses partidistas, y pidiendo tomar en consideración "las necesidades de la personas, las realidades del pueblo y las circunstancias que rodean a las familias".

"Pueden optar por la política de tierra quemada o por defender el bien común", ha espetado la ministra al PP y Cs, a quienes ha acusado de no respetar la decisión de la soberanía popular representada en la cámara baja, que la semana dio su visto bueno a los nuevos objetivos de déficit.

Asimismo ha recordado que el PP cambió en tres ocasiones la senda de déficit durante sus mandado y que siempre que propuso flexibiliizar los objetivos contó con el voto favorable del PSOE.

"Apoyar (la senda de déficit) no es apoyar al Gobierno sino a los miles de ciudadanos que esperan que la política les sea útil", ha añadido Montero, que también ha remarcado que "la mejor vacuna contra la ultraderecha es el combate contra la desigualdad", lo que cree que se lidia con la excelencia de los servicios públicos y haciendo que la recuperación llegue a todos.