Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El Ourense se cuela en la fiesta del campeón

Los rojillos arrancan un empate que no evita el alirón del Racing de Santander, marcó Javi Hernández y Pato detuvo un penalti

 

fFaro de Vigo | Ourense | 05/05/2014

ourense-racing santander

ourense-racing santander / Faro de vigo

Se daban cita en los Campos de Sport del Sardinero dos equipos que durante esta temporada en Segunda División B han pasado por graves problemas económicos. Primero fue el Racing que con su plante en los cuartos de final de la Copa del Rey forzó la salida del consejo de administración y sentó cátedra en el fútbol español. Después fue el Ourense, en el que la pasada semana su plantilla emitía un comunicado en el que exigía la dimisión del consejo ante los impagos.

Comenzaba el partido en El Sardinero con una afición racinguista volcada y mostrando su apoyo unánime al equipo gallego, que tan mal lo está pasando en las últimas fechas. En el tema puramente deportivo el partido comenzó con un Racing dominador y un Ourense esperando en su propio campo.

Corría el minuto 6 de la primera mitad cuando Iñaki se iba en velocidad de Iago y su centro era rematado por Mariano, pero la pelota se marchaba a la izquierda de la portería de Pato. El Racing comenzaba a llevar peligro con las contras de Koné mientras que el equipo de Luisito se sentía cómodo buscando un error del Racing y disfrutar de una ocasión a la contra.

Volvía Iñaki a percutir por la banda izquierda donde encontraba un filón y en un nuevo centro, Mariano recogía la pelota y decía a Koné que este a puerta vacía fallaba una clarísima ocasión. La defensa de circunstancias que tuvo que colocar Luisito fue el mejor amigo del ataque del Racing. Los extremos del Racing percutían una y otra vez cual cuchillo en mantequilla en la novata zaga del Ourense.

Pero serían los visitantes los primeros en perforar la portería. Fue un saque de puerta de Pato Guillén que botó en la frontal del área del Racing y entre Francis y Alejandro dejaron rematar a Javi Hernández que ponía el 0-1 en el marcador.

El partido continuaba y el Racing se lanzaba a la portería del Ourense, que mantenía su defensa y doble pivote muy juntos para frenar las llegadas de Koné y los extremos del Racing.

Con media hora en los Campos de Sport y el resultado seguía siendo de empate a 0, Paco Fernández visiblemente enfadado en el banquillo racinguista mientras que Luisito continuaba dando órdenes a su equipo y en ese momento, un pase en profundidad nuevamente por la parte izquierda del ataque racinguista que tanto Iago como Corzo no supieron interceptar llegaba a Koné que se plantaba solo delante de Pato y le batía cruzando la pelota con el exterior de su bota.

Pese a la situación extradeportiva por la que está pasando el Ourense, el equipo jugó una muy buena primera parte. Jugadores como Yebra o Adil llevaron la manija del partido sobrepasando con claridad a Borja Granero y Andreu que se limitaban a dar pases sin apenas profundidad. El planteamiento de Luisito funcionó en la primera mitad y la idea de esperar y salir a la contra dio sus frutos.

En el comienzo de la segunda parte, con las mismas sensaciones que dejó la primera, en un nuevo error de la defensa llegaba el penalti para el Racing. Granero superó a Corzo y éste le derribó dentro del área cántabra. La pena máxima la detuvo el portero, siendo la primera que desperdicia el conquense Soria en la presente temporada.

El error del penalti no amilanó al Racing, que continuaba creando peligro por las dos bandas. Tanto Iñaki como Ander entraban continuamente hacia el área gallega. Luisito movía el banquillo y daba entrada a un experimentado Gustavo Souto en lugar de Noguerol.

El equipo de Paco Fernández intentaba por todos los medios llegar a la portería del Pato Guillén usando como durante todo el partido el balón largo a Koné y el juego de extremos y amplitud por banda. Corría el minuto 17 de la segunda mitad cuando Francis se quedaba solo delante de la portería y tanto tardó en rematar que Portela le rebañó el balón y lo envió a córner.

El Racing seguía buscando el gol y se encontraba con un inconmensurable Pato Guillén que repelía los remates de Mariano de cabeza y Ander Lafuente desde la frontal. Luisito realizó los dos últimos cambios en el tramo final de la segunda mitad mientras que Paco Fernández, como de costumbre, no movía el banquillo del Racing -hay que recordar tiene apenas 17 jugadores disponibles de cara a jugar el play off por el ascenso-. Con el paso de los minutos los dos equipos se mostraban contentos con el punto conseguido y más teniendo en cuenta que el Ourense llegaba a Santander diezmado, por lo que el empate era un premio digno a su gran partido.