Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL URUGUAYO TIENE PIE Y MEDIO FUERA DEL CLUB

El mítico Thierry Henry, favorito para sustituir a Gustavo Poyet al frente del Girondins de Burdeos

Con Gustavo Poyet prácticamente fuera del Girondins de Burdeos, en Francia ven a Thierry Henry como el máximo favorito al banquillo que dejará vacante el uruguayo. El delantero ha dejado sus funciones de consultor deportivo en Inglaterra y ha finalizado contrato con la selección de Bélgica.

EFE | Madrid
| 18/08/2018
Thierry Henry, con Bélgica

Thierry Henry, con Bélgica / Getty Images

El antiguo internacional francés Thierry Henry aparece para la prensa como el favorito de una lista de potenciales sustitutos del entrenador del Girondins de Burdeos, el uruguayo Gustavo Poyet, que desde ayer se encuentra suspendido con vistas a su probable despido la semana próxima.

'L'Équipe' destacó que la opción de Thierry Henry gusta mucho al futuro propietario del Burdeos, el fondo de inversión estadounidense GACP, que va a comprar el club al grupo de televisión francés M6 por una cifra que se ha estimado entre 70 y 100 millones de euros.

El que sigue siendo el mayor goleador de la historia de la selección francesa (51 tantos) ha dejado recientemente sus funciones de consultor deportivo en Inglaterra y ha terminado su contrato con Bélgica, donde desde 2016 ha trabajado como 'número 2' del seleccionador, Roberto Martínez.

'Le Parisien' indicó que los responsables del Girondins querrían un técnico con experiencia para suceder a Poyet, y que circulan nombres como los del antiguo técnico del Bayern de Múnich Jürgen Klinsmann, el antiguo seleccionador francés Laurent Blanc (que ya se ocupó del banquillo del Burdeos de 2007 a 2010), Rémi Garde (antiguo coach del Lyon) o Thierry Henry.

A este último lo presentó como el candidato ideal por su perfil de "joven entrenador con un pasado glorioso, muy mediático" que permitiría dar proyección planetaria al proyecto de los nuevos accionistas estadounidenses.

El presidente del Burdeos, Stéphane Martin, comunicó a Poyet que lo suspendía como entrenador hasta que ambos volverán a reunirse, probablemente para formalizar el despido del uruguayo.

Los dirigentes del equipo francés le reprochan las diatribas que les dirigió en una conferencia de prensa en la que les reprochó haber traspasado contra su voluntad y a sus espaldas al jugador Gaëtan Laborde al Montpellier. Martin replicó horas más tarde acusando a Poyet de haber sobrepasado los límites de lo admisible y haber faltado al respeto de los dirigentes y del club.