Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

CON RUBÉN AMÓN

Rubén Amón indulta a los autónomos: "Autónomo significa sencillamente que estamos solos"

No sé cuántos de los santos que mencionas a las siete de la mañana existieron, se los inventó la Iglesia o te los has inventado tú, Carlos, pero el santoral sí garantiza la existencia de San Autónomo, cuya fiesta es el 12 de septiembre y cuya devoción alcanza a tres millones largos de feligreses en España, los autónomos, quiero decir, expuestos ellos mismos, nosotros mismos, a una prueba cotidiana de santidad.

Rubén Amón
  Madrid | 03/04/2020

Igual nos conviene peregrinar hasta el templo que San Autónomo fundó en la costa de Bitinia. Pues es allí donde otro santo, Teodoro Siceota, ubica el lugar no ya de su iglesia, sino de su martirio a principios del siglo IV por iniciativa de Constantino.

No se había convertido aún el emperador al cristianismo, pero ya se habían verificado algunos milagros del mártir:

-Pagar el IVA antes de cobrar la factura.

-Llegar a fin de mes.

-Cotizar más dinero del que se factura.

-Y hacer ejemplo de una vida de abnegación que todos sus partidarios observamos entre el martirio y la santidad. No podemos enfermar. Solo podemos declararnos en huelga a nosotros mismos. Y no tenemos estaciones, sino ejercicios trimestrales.

Autónomo, autonomía, curiosamente sobrentiende autosuficiencia, soberanía, emancipación, pero las evidencias de esta yincana de supervivencia en el trabajo por cuenta propia nos identifica bastante mejor en la categoría de los náufragos, los estilitas, los desamparados. No somos tanto autónomos como autómatas. Y comprendemos que nuestro Santo predispusiera en sus martirio la vía dolorosa que nos aguardaba.

El escándalo recurrente que produce la recurrente economía sumergida debería tener en cuenta el hábitat tan nefasto que el Estado ha creado en estas última décadas, pero los autónomos sobrevivimos como cobayas electorales o mercancía política.

Repárese, si no, en las medidas de urgencia que el Gobierno ha adoptado para protegernos en la crisis del coronavirus. Ya era sarcástico que se anunciaran el mismo día que se nos cobraba la cuota de la cotización a la Seguridad Social. Y ya es sintomático que la presunta solidaridad hacia los autónomos no resulte tan evidente leyendo la letra pequeña.

Hay más contraindicaciones, requisitos y efectos secundarios de las que aloja la receta de un medicamento, de tal forma que los autónomos estamos constreñidos a la definición más exigente y nuclear de nuestra categoría. Autónomo significa sencillamente que estamos solos.