Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Pep Guardiola, durante su discurso

TRAS LA SENTENCIA DEL PROCÉS

Rubén Amón indulta a Guardiola: "Cataluña no tiene un país, pero ya tiene un presidente"

El psicodrama soberanista no sería igual sin la implicación pornográfica del Barcelona, pero la mayor novedad a esta crisis la ha protagonizado el discurso a la nación de Guardiola. Ha debido sentirse Pep urgido a solemnizar su mensaje, no ya con el prosaísmo de un comunicado oficial, sino con una lectura frente a la cámara que impresionaba por el énfasis sentimental, por la dramaturgia de estadista en el exilio y por haberla expuesto en inglés, o sea, "internacionalizando el conflicto".

El expresidente francés Jacques Chirac (Archivo)

EN MÁS DE UNO

Rubén Amón indulta a Jacques Chirac: "Cínico y simpático, ambicioso y arrogante, mordaz e inoperante"

Antes de morir, Jacques Chirac se había convertido en el líder político más valorado de Francia. Un 71% de sus compatriotas lo colocaba en cabeza de la clasificación presidencial con todos los síntomas de la desmesura justiciera y pendular. No sólo porque el expresidente se marchó bajo mínimos de credibilidad en primavera de 2007, también porque el elogio póstumo de Chirac supone un castigo para sus decepcionantes sucesores.

laSexta Noticias 14:00 (18-09-19) El Congreso se despide con una sesión anómala y bronca

CON RUBÉN AMÓN

Rubén Amón indulta a los políticos: "Predominan los políticos honestos y las gestiones transparentes"

Soy muy consciente de la escandalera que puede provocar este indulto. Pero asumo las consecuencias. Lo digo porque voy a indultar a los políticos, conscientes como soy de su desprestigio, pero por la misma razón necesitados de aliento y de solidaridad. Más ahora que una reciente estudio de la Fundación BBVA sitúa su desprestigio a la altura de los banqueros y los sacerdotes, que Dios nos pille confesados.