Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El Gabinete

El Gabinete: Cómo afecta el clima a los grupos sociales

Juan Adriansens, Javier Sardá y Pilar Rahola analizan cómo actúa el ser humano dependiendo del clima en el que se encuentren.  Y se preguntan si  el clima está relacionado con el avance de la civilización, qué hábitat es el de mayor confort para sociabilizarnos, en qué países se está más tiempo en la calle y si el clima es objeto de negocio.

ondacero.es |  Madrid |  04/02/2015

Reflexionamos en el Gabinete con Juan Adriansens, Pilar Rahola, Javier Sardá sobre cómo afecta el frío y el calor a las acciones y  las percepciones de los individuos y de los grupos sociales. Nos preguntamos si el clima puede afectar al desarrollo y al progreso de las sociedades humanas o si ese determinismo ambiental está totalmente superado.

Juan Adriansens tira de historia y nos cuenta que "hasta el siglo XIX, las civilizaciones han sido civilizaciones del calor, Egipto, Siria, Babilonia, Grecia, Roma. Y además, los grandes viajeros árabes del siglo X, los relatos que hacen de cunado subían al mundo franco, son espeluznantes. A partir del s. XVI la mente se libera y los países fríos se vuelven protestantes. Los países nórdicos son ricos por el protestantismo y segundo, porque el clima agradable hace que la gente se distraiga, como en España, Italia, sur de Francia… En los fríos no tienen más remedio que protegerse del frío, y se pasaba el tiempo era rezando o pensando".

Pilar Rahola afirma que "el calor crea indolencia, pero no todo es verdad. Cuando no estábamos desarrollados tecnológicamente, allí donde había calor fluían ideas y pensamientos porque no tenían que dedicarse a sobrevivir. En el momento en que la inclemencia del tiempo va directo a la piel, donde se vive mejor hay más capacidad que donde se tiene que sobrevivir. Cuando pasamos a una civilización tecnológica con ahora, los que tienen resuelto el bienestar, les permite dedicarse a pensar".

Javier Sardá nos cuenta que "el frio también es un negocio, aunque hasta cierto punto, por el gasto de recursos. Un invierno como el del año pasado en EEUU, fue bien hasta un punto, que fue perjudicial".