Elecciones generales 2019

¿Qué es y cómo funciona la Ley D'Hondt?

La Ley D'Hondt es el sistema electoral de representación proporcional que se utiliza para saber cuántos escaños se deben repartir en función del número de votos obtenido por cada partido. Se divide el número de votos emitidos para formación entre el número de cargos electos que tiene cada circunscripción.

Marta Pérez Miguel | Agencias

Madrid | 28.03.2019 17:09 (Actualizado 26.04.2019 11:48)

Gráfico: ¿Cómo funciona la Ley D'Hondt
Gráfico: ¿Cómo funciona la Ley D'Hondt | ondacero.es

Un ejemplo ficticio podría ser el caso de una circunscripción española que tiene cinco cargos de diputados disponibles. Ahí los partidos A, B, C y D lucharían por conseguir estos cinco escaños. Si el número total de votos (válidos y en blanco) fuera de 13.500, los resultados serían los siguientes:

El número total de votos se tiene que dividir entre los cinco cargos electos de la circunscripción. Los 5.000 votos del partido A se dividirían entre 1, 2, 3, 4 y 5; lo mismo con los 4.000 votos del partido B, C y D.

De los resultados de esas divisiones, los cinco diputados que tiene la circunscripción se asignan a las cifras más altas sin importar del partido que sean. El único requisito es obtener como mínimo un 3% del total de los votos.

Por tanto, tal y como se muestra en la imagen, el Partido A conseguiría el primer diputado gracias al resultado de 5.000; el Partido B tendría el segundo diputado por el cociente de 4.000; el Partido C se haría con el tercer diputado por la cifra de 3.500; el cuarto diputado sería nuevamente para el Partido A por el resultado de 2.500; y el quinto diputado iría para el Partido B con la cifra de 2.000.

El Partido D no tendría ninguna representación porque los resultados del resto de los partidos son más altos que todos los cocientes del Partido D.

Si se produjera un empate, el escaño se le otorgaría a la formación que tuviera mayor número de votos, aunque esa posibilidad resulta muy remota porque las cifras no suelen ser tan redondas como en este ejemplo.

¿Cómo se decide el número de diputados que corresponde a cada circunscripción?

Es proporcional según el número de habitantes. En las elecciones generales hay 350 diputados para 52 circunscripciones (provincias españolas) con un mínimo de dos diputados por provincia (a excepción de Ceuta y Melilla, que tienen uno).

En Soria -la provincia menos poblada- votan la elección de dos diputados y en Madrid -la más poblada- votan por 36.

La consecuencia de esto es que para conseguir un diputado en Madrid cada partido necesita 100.595 votos, y en Soria únicamente 26.105. Esto hace que el valor de un voto en Soria sea muchísimo mayor que en Madrid.

Esto supondría que un partido que tiene repartidos sus votos en varias circunscripciones podría obtener menos escaños que otro con mucho apoyo en una sola provincia, como sucede con los partidos nacionalistas.

Este sistema de reparto proporcional beneficia, por tanto, a los grades partidos políticos y a los nacionalistas, aunque permite un acceso más sencillo a las formaciones más pequeñas.

La Ley D'Hondt la creó el jurista belga Victor D'Hondt a finales del siglo XIX, y a día de hoy está vigente muchos países como Francia, Argentina, Finlandia, Paraguay, Portugal o Suiza, entre otros.