Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

No Mires Hacia Atrás 18/06/20

Vol. 240 "Voyerismo"

En la nueva entrega del podcast NMHA vigilamos sin pudor. "Voyerismo".

Con: Miguel Tébar y Tatiana Tereshkova

María Paz Martínez
 |  Murcia | 22/06/2020

«No podrían verme ni escucharme pero yo sí a ellos» se vanagloriaba Gerald Foos, un tipo aparentemente normal, confeso reprimido sexual y propietario de un motel en Colorado, en el interior del cual espió durante décadas a sus huéspedes. El legendario periodista y escritor estadounidense Gay Talese, quien escribió la llamativa historia por capítulos para The New Yorker y en un doblemente escandaloso libro, confesaba en el documental Voyeur (Myles Kane y, Josh Koury, 2017) «Ciertos periodistas también somos voyeristas porque queremos meternos en la vida de los demás». En una entrevista registrada, cuando los delitos ya habían prescrito, subrayaron el concepto «ventanilla atrayente», así como un curioso paralelismo: investigador-pervertido.

A propósito, todo oyente que no recuerde la obra maestra de 1954 dirigida por Hitchcock, titulada originalmente «Ventana Trasera» y traducida al español como La Ventana Indiscreta quizás no entenderá el suceso que voy a contar y protagonicé involuntariamente durante el reciente confinamiento. Mi madre, que ya sabéis tiene unas estupendas vistas desde su 13º piso, me pidió unos prismáticos de mi padre que guardo de avistar naturaleza porque decía que ya estaba aburrida de tanta tele. Entre su ventanal y la Catedral de Murcia se encuentra el patio interior del convento Las Claras. Ignoro si los usó y cuál fue su motivación, pero seguramente ni ella jamás se ha creído James Stewart en el papel de fotógrafo ni ninguna intrépida monja de clausura se imaginará en la situación de poder estar actuando tan sofisticadamente como Grace Kelly -alguna vez las he pillado remojándose los pies desnudos en su alberca-.

Podría confesar que mi inspiración fue el envite de mi compi al tratar de desnudarse en nuestro pasado NMHA, el docu, la peli, la anécdota o la canción con la cual descubrí en plena adolescencia a Un Pingüino en mi Ascensor -¿Quién no ha soñado alguna vez con espiar a su vecina (o vecino) de enfrente?-.

Pero ya que hoy es el Día de la Gastronomía Sostenible daré una pista: «Por Cenáculo pasa el amor, pasa la vida, pasa la muerte, la codicia, la soledad…».

Texto: Miguel Tébar