Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

según el Informe Familia 2017

El 42,5 % de las parejas madrileñas no puede formar un hogar por la crisis

El 42,5 % de las parejas que reside en la Comunidad de Madrid no puede constituir un hogar como consecuencia del impacto de la crisis económica, según el Informe Familia 2017, que ha elaborado la Universidad Pontificia Comillas, con el impulso del Arzobispado de Madrid.

EFE | Madrid | 30/11/2017

Pareja de jóvenes emancipados

Pareja de jóvenes emancipados / EFE

En concreto, el informe ha sido elaborado por el Instituto Universitario de Familia de esta universidad a partir de 1.600 encuestas a personas mayores de edad residentes en la Comunidad de Madrid. El informe ha sido presentado por Fernando Vidal, el director del Instituto de Familia de Comillas ICAI-ICADE, y Rosalía Mota, profesora de Sociología y Trabajo Social de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales de Comillas.

Y ambos han incidido en esa conclusión del estudio, que la crisis económica impide que cuatro de cada diez parejas constituyan un hogar. "La crisis económica es el gran factor adverso para que se formen más familias. Más parejas quisieran formar un hogar común, pero la situación económica y el cuidado de otros familiares lo impide", ha afirmado Vidal.

Además, la situación económica, según la encuesta, hace que dos tercios de los jóvenes menores de 35 años en Madrid vivan aún con sus padres y no puedan emanciparse del hogar. Los que menos pueden emanciparse son los jóvenes desempleados en busca de la primera oportunidad y jóvenes en hogares de bajo recursos y trabajadores a tiempo parcial.

Esta situación afecta al grado de satisfacción con la relación con los hijos. "En las familias con dificultades económicas para llegar a final de mes se quintuplica el descontento con los hijos", según Rosalía Mota. El segundo perfil más frecuente de personas que no puede emanciparse de su hogar de origen es el de las mujeres solteras, pobres y de bajo nivel educativo que cuidan a parientes, una circunstancia que ya de por sí hace que no se puedan ir de casa de sus padres. Esta situación afecta al 14,7 % de las mujeres, frente al 8 % de varones.

Pero la principal conclusión de este estudio es que la sociedad madrileña es una sociedad "intensamente familista", según Mota, ya que ocho de cada diez personas vive en familia y el 85,1 % sostiene que su familia "extensa", es decir la que conforman padres y el entorno familiar más cercano, "es muy importante en su vida". El informe incluye un estudio sobre la paternidad: más del 95 % de los encuestados apoya la igualdad y el 93 % está a favor de la conciliación para lograr que el padre ejerza un mejor papel en la educación de sus hijos.

Además, aborda el impacto que tienen las rupturas conyugales en la vida de las personas. Hay malas relaciones con las parejas anteriores (68,7 %) y pesimismo (88,8 %) sobre la posibilidad de que algo les hubiera ayudado a continuar. El 46,1 % de los separados o divorciados con hijos piensa que en su expareja cohíbe su relación con sus hijos, y el 18,3 % de los padres separados y el 7,4 % de los divorciados están descontentos con esa relación con sus hijos.

Sin embargo, una vez se constituye una nueva familia, los padrastros y madrastras ejercen un papel parental "muy positivo", según los autores del informe. Para la mayoría de los encuestados la conciliación laboral-familiar es "muy precaria" y el 72,1 % de quienes no están satisfechos con la cantidad de tiempo que comparte con su pareja afirma que se debe a la jornada de trabajo.