El Málaga saca un punto inesperado de un pésimo partido

1 - 1: Weligton obra un milagro en El Madrigal

Esta vez la suerte se alió con el Málaga en su visita al Villarreal. Weligton, al rematar un saque de esquina en el último segundo de partido, estableció el empate definitivo cuando todo parecía indicar que la derrota era un resultado inevitable. La imagen del equipo volvió a ser nefasta pero se aprovechó de la complacencia de su rival que no supo setenciar.

ondacero.es

Málaga | 29.11.2013 23:14

Después de los últimos resultados negativos y la crisis abierta con la figura del entrenador en entredicho, el Málaga afrontaba el partido contra el Villarreal con la necesidad de mejorar la imagen y mostrar una mejoría en todos los sentidos. Baste decir que en la posterior rueda de prensa, Bernd Schuster se mostró incapaz de explicar lo visto sobre el terreno de juego al asegurar "no tengo palabras para explicar lo sucedido. Ni yo sé lo que ha pasado". Aunque el alemán no encuentre explicaciones, la realidad es que como ocurrió en partidos anteriores, los primeros minutos del Málaga fueron prometedores para, poco a poco volver a diluirse de forma alarmante. No es menos cierto que en la primera jugada el árbitro pasó por alto un empujón a Eliseu dentro del área que fue reclamado como pena máxima que no se señalizó.

La lesión de Samu en el minuto 20 coincidió con el bajón de la escudra blanquiazul. Los errores en defensa se sucedieron, las pérdidas de balón fueron constantes y la inoperancia en ataque total. En estas, el Villarreal, quizás en el peor partido de la temporada, se aprovechó de uno de los errores de Jesús Gámez para lograr el primer gol del choque. Corría el minuto 20 cuando Cani penetra por la banda izquierda tras el fallo del fuengiroleño y sirve a Bruno un balón a la altura del punto de penalti que éste cruza ante la mirada de un batido Caballero. El argentino, sin embargo, mantuvo vivo a su equipo pocos minutos antes con una gran parada a disparo de Uche cuando el gol se cantaba en las gradas del 'congelado' El Madrigal.

Quizás las bajas temperaturas reinantes en la localidad castollenenses también influyeran en el pobre espectáculo visto durante la primera mitad que, para desesperación del espectador, fue a peor en la reanudación. Ninguno de los dos equipos era capaz de generar jugadas de ataque aunque los locales se dedicaban a presionar la siempre torpe salida de balón del Málaga para buscar el robo y el contragolpe. La única ocasión de gol de los costasoleños llegó en el min. 66 con un disparo lejano de Eliseu que Asenjo no acertó a atajar, el rechace cayó a los pies de Pedro Morales que, en lugar de servir el balón a Darder en boca de gol, lanzó a puerta para encontrar la soberbia actuación del portero rival.

El partido pudo morir en el min. 89 de no ser por Caballero que, de nuevo salvador, evitó con el pie el gol de Giovani tras un cabezazo de éste totalmente solo ante sus propias narices. Con todo perdido, y en el último segundo de los 3 minutos de prolongación, el arquero subió a rematar un saque de esquina que acabó en la cabeza milagrosa de Weligton que, de esta manera, superó a Asenjo y selló el empate a un gol y un punto muy celebrado por los malaguistas.

Los integrantes del equipo y del cuerpo técnico deben seguir buscando el porqué de los errores nuevamente exhibidos, esta vez en El Madrigal, aunque desde la tranquilidad del punto obtenido de forma inesperada.

Villarreal: Asenjo; Mario, Musacchio, Gabriel, Costa; Aquino, Trigueros (Pina, min. 74), Bruno, Cani; Uche (Hernán Pérez, min. 80) y Jonathan Pereira (min. 62, Giovani)

Málaga: Caballero; Jesús Gámez, Sergio Sánchez, Weligton, Antunes; Camacho; Samu (min. 20, Fabrice), Darder (min. 75, Anderson), Tissone (min. 62, Pedro Morales), Eliseu; y Juanmi

Goles: 1 - 0 (min. 31) Bruno

1 - 1 (min. 93) Weligton

Árbitro: González González (colegio castellano leonés), amonestó con tarjeta amarilla a Camacho, Juanmi, Eliseu, Bruno y Anderson.

LO MÁS