Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

TERCERA CONSECUTIVA DE NICO EN SUZUKA

Rosberg logra la pole en Japón por delante de Hamilton con Sainz 14º y Alonso 15º

Nico Rosberg va totalmente en serio. El alemán sabe que tiene más que nunca en su mano ser campeón del mundo de Fórmula 1 y ha vuelto a dar un buen zarpazo a Lewis Hamilton. El germano ha logrado la pole del GP de Japón por delante de Hamilton para seguir con un fin de semana que está dominando desde el comienzo. Sainz ha sido 14º y Alonso, en un muy mal día de McLaren-Honda, 15º.

Redacción Fórmula 1 | Madrid | 08/10/2016

Hamilton, Rosberg y Raikkonen, tras la clasificación del GP de Japón

Hamilton, Rosberg y Raikkonen, tras la clasificación del GP de Japón / Reuters

Dominante. Superior en casi todo momento en Japón. Así ha sido Rosberg. Así ha sido la actuación hasta el sábado del actual líder del Mundial de la Fórmula 1. Sin dejarse llevar, sin relajarse. Sin ceder a los nervios de estar segundo tras Hamilton con la bandera a cuadros ya ondeando en la Q3 en el asfalto nipón. El alemán lo ha hecho, lo ha vuelto a hacer más bien. Ha vuelto a darle un zarpazo a Lewis siendo superior a él y logrando la pole sobre Suzuka. Una gran pole sobre Suzuka.

1:30.647 marcó Nico. Trece milésimas mejor que Hamilton. Solo 13 milésimas mejor que Hamilton. Suficiente con esas 13 milésimas mejor que Hamilton. Y es que Rosberg siempre ha estado por delante de Lewis tras cada sesión en Japón. Siempre marcando territorio y distancias. Siempre portando ese liderazgo del Mundial consigo, dejando atrás el pasado reciente en el que esta pole habría tenido acento británico. Desde los Libres 1, el dueño de Suzuka ha sido Rosberg. Y Mercedes, como siempre.

Han sido ellos, pero con la vigilancia cercana de Ferrari y de Kimi Raikkonen. Las nubes que llevan viviendo permanentemente en Maranello durante todo el 2016 han dado un respiro a los de rojo en Japón, en un Gran Premio en el que al menos en clasificación han estado por delante de Red Bull. Eso sí, Vettel lleva consigo una penalización de tres posiciones, con lo que estará tras Ricciardo, tras Verstappen, tras el Force India de Sergio Pérez y justo por delante de un sorprendente Romain Grosjean.

Mal día en la casa de Honda

Y mientras, en casa de Honda decepción total en su Gran Premio. Mucho se esperaba en Japón, en el lugar del "GP2 engine", y poco se ha dado a la siempre fiel afición nipona. A la grada que va con los de Sakura y con McLaren en su unión. Mal, más viendo la cantidad de notas positivas que se sacaron de Malasia. Y peor, sabiendo que había motor nuevo y otras cosas nuevas para Suzuka. Aún con todo eso, decepción para Button y Alonso.

El primero ni tan siquiera pudo superar la Q1. Y el segundo se quedó cerca de caer en ella. Si no lo hizo fue por un error de Magnussen con el Renault, pero la falta de competitividad del McLaren-Honda en una de sus dos casa le pasó completa factura en Q2. Sólo por delante de Palmer, el asturiano tomará la salida desde la 15ª plaza. El primer sector, rápido, ha cobrado buena cuenta del aún 'niño' motor Honda.

A cuatro milésimas de Sainz se quedó Fernando. Carlos tampoco pudo estar entre los diez mejores, en gran parte porque padeció problemas mecánicos en los Libres 3 que le impidieron rodar. En clasificación estaba de pruebas, en pañales en comparación con sus rivales. A remolque, y cuando estaba en plena vuelta para entrar en Q3 una salida de pista no dejó opción para el madrileño.

Lluvia, esperanza española

Así pues tocará remontada para ambos si quieren puntuar en el GP de Japón. En una de esas carreras que siempre gustan tanto a pilotos como a espectadores y en el que dependerán de que pasen cosas para que Alonso y Sainz tengan una alegría el domingo. Miradas al cielo para que la lluvia se dé una vuelta por Suzuka y que algo suceda... justo lo que no quiere Nico Rosberg.