Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL COMENTARIO DE DE LA MORENA

José Ramón de la Morena: "Pobre Italia, qué mal verano va a pasar"

Por segunda vez en su historia, Italia no va a estar en un mundial de fútbol, puede parecerte frívolo, pero es una tragedia para ese país. Una tragedia moral, porque el fútbol decía Bill Shankly, aquel célebre entrenador del Liverpool, no es una cuestión de vida o muerte, es algo más serio que eso.

José Ramón de la Morena | @jrdelamorena  |  Madrid |  Actualizado el 14/11/2017 a las 08:47 horas

Después Jorge Valdano lo matizó mejor, el fútbol es lo más importante de lo menos importante. Pero es el analgésico de una sociedad preocupada y estresada, es la ilusión que convoca reuniones familiares y amigos en las tardes de verano durante el Mundial, en el que este año no estará Italia.

El fútbol es capaz de ponernos a todos de acuerdo para colgar la bandera del país en todos los balcones porque todos nos conocemos en la misma ilusión de ser campeones. Todo eso no lo tendrá Italia, ni tampoco sonará su himno emocionante y majestuoso antes de los partidos, y lo que es peor, escucharán el nuestro y el del resto de países a los que muchas veces ganaron y asombraron con su selección cuatro veces campeona del mundo, toda una leyenda.

Esa selección que este verano sufrirá la humillación de no estar entre los mejores, de no participar en el mayor espectáculo que ofrece el fútbol del mundo cada cuatro años. Los medios de comunicación perderán inversiones importantes en publicidad con la que seguramente contaban y tendrán presupuestada. Sí, puede parecer frívolo, pero para Italia, no estar en el Mundial de fútbol es una tragedia sin víctimas mortales, pero una tragedia con millones de víctimas sentimentales. Y lo peor es que Italia cayó eliminada anoche en su campo, en su estadio emblemático de San Siro en Milán, ante Suecia, que les eliminó a la italiana, con un catenaccio, un cerrojazo defensivo escandaloso que les tuvo que resultar doloroso pero familiar. Y lo más duro viene ahora, estos días, cuando la cascada de críticas y opiniones caigan desde todos los medios informativos como camiones basculantes de piedras, porque cada uno tendrá una piedra que tirar. De fútbol entiende o cree entender todo el mundo, y todo el mundo tiene derecho a opinar. Pobre Italia, qué mal verano va a pasar.