Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Con Manu Marlasca

Territorio Negro: ¿Cómo desmontó la Guardia Civil la coartada de 'El Chicle' en el caso Diana Quer?

Manu Marlasca explica cómo fue la investigación del caso Diana Quer y cómo la Guardia Civil consiguió desmontar la principal coartada de 'El Chicle': su familia.

ondacero.es |  Madrid |  Actualizado el 02/01/2018 a las 17:13 horas

La Guardia Civil tenía claro casi desde noviembre de 2016 que 'El Chicle' era el principal sospechoso de la desaparición de Diana Quer. Otro intento de secuestro y de supuesta agresión sexual a una joven de Boiro precipitó los acontecimientos y desencadenó toda la fase de explotación de la operación.

Casi con total seguridad el intento de secuestro de Boiro fue con el mismo 'modus operandi' que el de Diana Quer, pero en un sitio en el que había más gente. De ahí que dos chicos pudieran socorrer a la chica cuando esta empezó a gritar.

No obstante, si no hubiese habido ese intento de agresión, en unas cuantas semanas o un mes, el caso se habría resuelto porque la Guardia Civil se impuso una fecha límite en la Semana Santa de 2018 para aunar todas las pruebas con el fin de tener suficiente materia probatoria para poner a 'El Chicle' a disposición judicial.

La Guardia Civil tenía en abril de 2017 la convicción de que 'El Chicle' era el autor material de la desaparición de Diana Quer. Sin embargo, el caso se archivó, aunque eso no quería decir que la Guardia Civil no pudiese seguir investigando.

La diferencia era que si tenían que pedir algún tipo de autorización, como una intervención telefónica o la colocación de un micro en un coche, no podrían hacerlo.

El hallazgo del teléfono móvil de Diana Quer fue muy importante porque dio los posicionamientos geográficos exactos y ya no hacía falta que las empresas de telefonía envíen la información. Es cuando se procesa, cuando se ve que el teléfono de Diana Quer y el de 'El Chicle' habían estado en paralelo.

La coartada que le había dado la familia era un obstáculo bastante importante y lo que empieza es un juego de ajedrez psicológico en el que la Guardia Civil tiene que saber jugar muy bien sus cartas, qué pasos dar en esas horas críticas, desde que él hace el ataque a esa chica el 25 de diciembre.

Esa juego psicológico culmina con la detención de la mujer como coautora del asesinato de Diana Quer. Recordamos que el encubrimiento es imposible entre cónyuges. Por lo tanto, a la mujer de 'El Chicle' no se la detiene por encubrimiento, sino como coautora del crimen.

La Guardia Civil así se lo hizo saber. Si ella dijo que estuvo con su marido la noche de la desaparición y el móvil de 'El Chicle' estaba en paralelo con el de Diana Quer, eso la convertía en coautora del asesinato. Ese fue el órdago que echó la Guardia Civil, y que le salió bien, para que la mujer retirase la coartada.