Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "Lo llaman huelga general y es lo de siempre, hacerle la vida imposible al personal"

Lo llaman huelga general y es lo de siempre. Hacerle la vida imposible al personal. No es la huelga general. Es la puñeta general. Estos tipos se creen que el buen catalán tiene que sumarse a todos los numeritos que se les ocurran a ellos por gusto o por obligación, pero está prohibido quedarse al margen.

Carlos Alsina
  Madrid | 18/10/2019

O te sumas, o te sumo. ¿Cómo? Pues lo vamos a volver a ver hoy. Cortando la carretera por la que circulas, parando los trenes, poniendo a los piquetes a recorrer los polígonos, obligando a los comercios a cerrar. Esto es lo que hoy pretenden, vamos a ver hasta dónde llega su fuerza para bloquear.

play

Lo inaudito de esta nueva jornada de despropósito en Cataluña no es que unos sindicatos escasamente representativos quieran montar la huelga general. Lo inaudito es que el gobierno de Cataluña esté alentando la convocatoria como si fuera un sindicato más. Meritxell Budó es la portavoz de ese gobierno.Hablamos con ella ayer.

Ay, quién pudiera. Sumarse. Éste es el espíritu con el que el gobierno catalán afronta la jornada. Que es el mismo espíritu con el que ha afrontado estas jornadas tan agitadas de los últimos días. Ay, quien pudiera bloquear el aeropuerto de El Prat. Ay, quien pudiera cortar una vía del AVE. Ay, quien pudiera cargarse una catenaria. Qué gobernante no ha suspirado alguna vez por poder dejar a sus gobernados sin transporte público, ¿verdad? Ya lo dice la señora Budó: lo primordial aquí es poder exteriorizar toda este malestar tan profundo que ahoga a la familia independentista. Eso es lo que su gobierno ha de proteger: el desahogo. Y a quienes sufran las consecuencias, ajo y agua.

El mal mayor es que toda ese malestar que el Supremo ha causado a miles y miles de personas, ¿verdad?, se les quede dentro y les provoque, qué se yo, una úlcera, una retención de orina, gases, lo que sea. Por eso el gobierno catalán, velando siempre por el bienestar de su pueblo, da prioridad a que toda es angustia acumulada salga fuera y se purgue. Una nación es como un radiador: para que funcione tiene que estar bien purgada.

Otra noche de altercados, de carreras, de policía en las calles y de bomberos apagando fuegos. Otra noche, y van cuatro, con el orden público gravemente alterado en Cataluña. La consigna es ni un día tranquilo y a eso se ponen hoy los sindicatos independentistas. Primero piquetes y luego manifestación. Con servicios mínimos decretados por la Generalitat que son del cincuenta por ciento a esta hora en los transportes públicos de Barcelona.

Más que parar de verdad Cataluña, a lo que aspiran los convocantes es a que lo parezca. A que se note que no es un día corriente. Y el foco vuelve a estar puesto en los centros principales de transporte.

Del presidente de la Generalitat nadie espera que se ocupe hoy de dar respuesta a una convocatoria de huelga que él, el pacifista para dentro, que diría Miquel Buch, celebra. Le importa un pito el coste económico que tenga (porque no lo paga él) y le importa un pito, en general, cualquier cosa que no sea su matraca de la independencia.

Lleva año y medio prometiendo a su parroquia que hará efectiva la república, sin hacerla, claro. Ahora cambia el verbo el muñeco. La nueva es validar. Cómo será lo de Torra que en Esquerra ya no disimulan que va por libre y no les representa (en esto del referéndum unilateral, en otras cosas les representa fielmente) y cómo será lo de Torra que hasta Ada Colau, la alcaldesa que empatiza con los independentistas mucho más de lo que nunca ha empatizado con Sociedad Civil catalana, por ejemplo, hasta Ada Colau está desolada.

No es verdad que Torra esté descontrolado, por más que se quiera ver en él a un pollo sin cabeza. Torra está controlado por el comando Waterloo. Torra es un meritorio de Puigdemont que hace las cosas como él y que va camino de acabar como él. El líder del PP catalán (el nuevo, porque es un puesto con mucha rotación, ¿verdad?) no consigue tener mucho eco en la sociedad catalana, pero esto que dijo ayer está muy puesto en razón.

Seguro que te interesa...

Monólogo de Alsina: "Los procesados están a punto de dejar de ser presuntos para convertirse en delincuentes"

Monólogo de Alsina, sobre la sentencia del procés: "Les ha salido caro para ser un timo y barato para un golpe de Estado"

Monólogo de Alsina: "Nada tiene que ver con el derecho a la manifestación la algarada que montaron anoche los radicales en Barcelona"

Monólogo de Alsina: "Sánchez se instala en el podría tomar medidas excepcionales en Cataluña pero no lo haré, todavía"

VOTA por el mejor monólogo de Carlos Alsina de la temporada 2018/2019