Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

ENTRTEVISTA EN MÁS DE UNO

José Blanco confirma la incorporación de Alfonso Alonso a su consultora 'Acento'

El exministro socialista, José Blanco, habla en Más de uno sobre la incorporación como presidente, del exlíder del PP vasco, Alfonso Alonso, a su consultora 'Acento'. Además, analiza los resultados de las elecciones gallegas y vascas.

ondacero.es
   | 14/07/2020

El exministro, José Blanco, confirma en Más de uno el fichaje del exlíder del PP vasco, Alfonso Alonso, como presidente de la consultora que él y Antonio Hernando crearon a finales del año pasado.

José Blanco asegura que Alfonso Alonso es una persona muy equilibrada, que analiza muy bien, moderado y que es una persona con la que se puede conformar equipo. "Estoy muy satisfecho y ha tomado una decisión valiente". Además, dice que Alfonso Alonso no quería que se hiciera público su nombramiento hasta después de las elecciones en Euskadi.

Sobre su puesto de Consejero independiente en Enagás, dice que sí es compatible con la dirección de su consultora y aunque entiende que debe haber un proceso de incompatibilidades claro en el ejercicio de su función a los cargos públicos, cree que puede ejercer la función de consejero independiente porque hace nueve años que dejó de ser ministro. "Habría que definir qué es una puerta giratoria para saber si era éste un caso de puerta giratoria". También comenta que "los ministros y la gente que ha tenido responsabilidades públicas no son de usar y tirar". Además, apuesta por regular las compatibilidades y todo lo que tiene que ver con las relaciones institucionales.

En cuanto a su relación con Pedro Sánchez indica que siempre ha creído mucho en él y que después de la gestión de la crisis cree más en él porque ha demostrado tenacidad, convicción y determinación en una situación muy compleja y difícil.

Por otro lado, opina sobre los resultados de las elecciones gallegas y vascas y dice que "no se pueden sacar conclusiones determinantes de connotacciones nacionales en las elecciones vascas y gallegas" y comparte la idea de que a la izquierda nacionalista hay que combatirla en el terreno de las ideas y de las propuestas e insiste que hay que dar esa batalla sin acudir a la descalificación.

En cuanto a los resultados en Galicia explica que los ciudadanos han respondido a quien querían que fuera el presidente de gobierno de Galicia con su voto. Dice que hay una cosa que no lee en los análisis y es que en un momento de zozobra como este los votantes premian a los gobiernos y afirma que si hubiera habido unas elecciones generales los ciudadanos hubiesen premiado al gobierno de Sánchez por su gestión de la crisis.

Sobre los resultados del País Vasco y sobre si la izquierda a nivel nacional no tiene ninguna reflexión qué hacer, argumenta que todos tienen que reflexionar, pero opina que en la medida en la que centralidad quiere que demonicemos al nacionalismo, lo que estamos haciendo es victimizándolo y por lo tanto dándole oxígeno para incrementar su apoyo popular . "A la izquierda nacionalista hay que combatirla en el terreno de las ideas y de las propuestas", asegura.

"Hay que hacer una reflexión del conjunto de la sociedad sobre cómo entendemos la pluralidad de España para construir algo donde todos podamos compartir en vez de aumentar la línea de la confrontación". Defiende que en 2008 el PSOE consiguió un lugar más hegemónico en la periferia y el nacionalismo aminoró su presencia en las instituaciones y en las Cortes Generales con un discurso más sensible con la pluralidad y diversidad de nuestro país.

Sobre la responsabilidad que tiene la izquierda española en la renuncia del combate político de los herederos de quien ya hubo que derrotar policialmente, José Blanco asegura que "a la izquierda nacionalista hay que combatirla en el terreno de las ideas y de las propuestas e insiste que hay que dar esa batalla sin acudir a la descalificación". "La retroalimentación de los nacionalismo no es saludable en la democracia de nuestro país", afirma.

Piensa que no hay que rasgarse las vestiduras por el pacto del PSOE con Bildu sobre la reforma laboral.