llegada de los reyes magos

Así han sido las cabalgatas de los Reyes Magos por el país: sin caramelos pero llenas de color, alegría e ilusión

Ya han llegado los Reyes Magos de Oriente. En la mayoría de ciudades españolas se han celebrado cabalgatas para darles la bienvenida y los más pequeños han sido los protagonistas de estas, aunque también la precaución por el coronavirus.

ondacero.es

Madrid | 05.01.2022 21:19

Así han sido las cabalgatas de los Reyes Magos por el país: sin caramelos pero llenas de color, alegría e ilusión
Así han sido las cabalgatas de los Reyes Magos por el país: sin caramelos pero llenas de color, alegría e ilusión | EFE

Este 5 de enero los Reyes Magos han llegado a España para repartir regalos entre todos los niños. Así, se han producido por todo el país cabalgatas para darles la bienvenida donde los más pequeños han sido los protagonistas, aunque también las medidas de seguridad por el avance del coronavirus.

En Valencia, la cabalgata ha presentado un nuevo personaje, Perseida, la astrónoma real, que se ha unido al paje Miquel, la mensajera Caterina, el señor Carbó, y Dolça, la caramelera real. Ha comenzado a las 19 horas con el desfile de los personajes y escenografías de 16 compañías de animación, con una duración de una hora y media, y tras él han llegado Sus Majestades de Oriente en coches descapotables, y que han pronunciado un discurso para todos los niños y niñas de Valencia.

El Ayuntamiento había dispuesto 5.000 entradas gratuitas para acceder a la plaza de toros con el fin de dar una alternativa lúdica siguiendo las recomendaciones de la Conselleria de Sanidad y teniendo en cuenta el aumento de contagios de coronavirus. El espectáculo previo ha contado con la intervención de 16 compañías de animación, cuatro agrupaciones musicales y una colla de dolçainers. Los grupos Nànets Band Rock! y Pop's Corn! han actuado antes de la cabalgata.

Barcelona reúne a miles de personas

Otra de ellas, en Barcelona, el paraguas ha sido un imprescindible para recibir a sus majestades de Oriente en la cabalgata. Desde las carrozas no se han lanzado caramelos para evitar aglomeraciones en las calles de la capital, en la que ha sido la primera cabalgata en Barcelona con personas en las calles desde el inicio de la pandemia. Miles de personas han acudido a las calles de Barcelona para ver una cabalgata con 800 participantes -menos de los 1.300 habituales- y que ha contado con la dirección artística de Marta Almirall y Barbarana Pons.

Los Reyes Magos han llegado a Barcelona por mar, como es habitual desde hace más de 100 años, a bordo del pailebote Santa Eulàlia, que este año ha vuelto a desembarcar a sus majestades en el Moll de la Fusta. Allí les esperaban para darles la bienvenida la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau y el presidente del Puerto de Barcelona, Damià Calvet, además del paje Gregori.

Colau ha pedido a los reyes "un mundo más justo, más sostenible" en el que no haya "espacio para ningún tipo de discriminación", y en la cabalgata se ha predicado con el ejemplo: encima de cada carroza había un paje que explicaban en lengua de signos la llegada de sus majestades a la ciudad.

Madrid reivindica "el valor y el amor" de todos los abuelos

Melchor, Gaspar y Baltasar han regresado a Madrid con 7.000 asistentes, mascarilla y sin caramelos para respetar la distancia de seguridad, en su trazado tradicional entre Nuevos Ministerios y el Palacio de Cibeles, que ha estado marcado por la lluvia en la capital.

El 'Auto de los Reyes Magos', el texto teatral más antiguo conservado en lengua española, y la representación de la astronomía a través del lema 'El universo sobre nuestras cabezas' han sido los principales protagonistas en el regreso de la Cabalgata a las calles de Madrid, que ha contado con la participación de más de 1.000 personas y diez carrozas con 240 pajes.

Una marioneta gigante de luz ha representado "el valor y el amor" de todos los abuelos de Madrid, quien se ha encontrado con su nieta 'Carla' para enseñarle la "magia" de la Navidad y darle la sorpresa de que puede saludar en persona a Melchor, Gaspar y Baltasar.

Zaragoza muestra una estrella de Oriente gigante

El regreso de la Cabalgata de los Reyes Magos ha llenado de ilusión las calles del centro de Zaragoza. Miles de niños, acompañados de sus padres, se han congregado para ver pasar a la comitiva, que a causa de la pandemia no ha lanzado caramelos, como es habitual. Además, todos los asistentes debían acudir con mascarilla, también recomendada para los menores de seis años.

A causa de la pandemia, el número de participantes se ha reducido a la mitad --de 420 a 220--, lo que no ha impedido llenar de magia el recorrido de la Cabalgata. Un total de 190 artistas, los Reyes Magos y su séquito de 27 personas han repartido alegría y saludos a los menores asistentes. Además, había carteros reales para los rezagados.

Un hinchable de la Estrella de Oriente y el grupo K de Calle han abierto una Cabalgata que ha contado también con personajes fantásticos, marionetas gigantes y bichos mágicos, entre otros seres que se han dirigido durante todo el recorrido a los niños, que han disfrutado saludándolos. También se ha oído la música de orquestas y no ha faltado la tradicional locomotora con carbón.

Palma celebra la danza y el circo

La Cabalgata de los Reyes Magos de Palma, respetada por la lluvia, en una edición especial con recorrido extendido para evitar aglomeraciones por la covid-19, ha sacado a las calles de la ciudad a unas 25.000 personas, según las estimaciones de la Policía Local.

Algo más de 450 personas, en nueve carrozas acompañadas de comparsas, con tres carros con sus cofres y tres séquitos reales, han formado la comitiva que ha acompañado a los Reyes a su llegada a Palma, desde su desembarco del barco de época Rafel Verdera en el Moll Vell, a las 18 horas. Tampoco se han lanzado caramelos, para evitar contagios.

Música, danza, circo e incluso fuego han formado parte del espectáculo dedicado a los niños. Por delante de ellos han desfilado la Policía Montada, los Tamborers de la Sala, la Banda Municipal de Música de Palma, los Gegants, Capgrossos y Xeremiers de la Sala, así como una carroza de Autoridad Portuaria de Baleares, en colaboración con la Asociación Embruixart, para celebrar el 150 aniversario de la ATB.