Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

posibles amenazas contra su personal

EEUU ordena la salida de Irak de todo su personal no imprescindible

El departamento de estado de los Estados Unidos ha tomado la decisión de ordenar la salida de Irak de todo su personal no imprescindible. Durante la madrugada Washington estaba alertando de posibles amenazas contra su personal en Irak por la escalada de tensión con Teherán.

ondacero.es | EFE

A raíz de esta decisión, los servicios de emisión de visados se suspenderán de forma temporal en los consulados de Bagdad y Erbil, según un comunicado de la embajada. En la nota, en la que no explica el motivo por el que se ha ordenado la evacuación, se advierte de que la capacidad de proveer servicios de emergencia a los ciudadanos estadounidenses en Irak será "limitada" mientras dure la suspensión.

La embajada recomendó a sus ciudadanos que salgan de Irak "tan pronto como sea posible" por medios de transporte comerciales, que eviten instalaciones estadounidenses en Irak, que revisen sus planes de seguridad personales y que estén atentos a los medios de comunicación locales.

La evacuación del personal diplomático se produce en pleno aumento de tensión entre Washington e Irán, país vecino a Irak y con gran influencia en Bagdad. En la última semana, EEUU ha enviado al golfo Pérsico el portaaviones USS "Abraham Lincoln", el buque de asalto anfibio USS "Arlington", misiles Patriot y bombarderos, tras denunciar que había detectado "indicios" de planes ofensivos iraníes contra sus fuerzas e intereses en Oriente Medio.

El pasado septiembre Estados Unidos cerró su consulado en Basora (sur) después de que se registraran disparos en las inmediaciones del edificio, de los que Washington culpó a las milicias apoyadas por Irán. Los disparos en las cercanías del consulado de Basora se produjeron en el contexto de unas protestas multitudinarias, motivadas por una crisis en el sistema de abastecimiento de agua, en las que también resultó incendiado el consulado iraní.