Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Caravana electoral I PSOE

Alfredo Forrest Gump

"¡A correr! ¡No paréis de correr que lo importante no es cómo se entra en la recta final sino quién llega antes a la meta!" Con este ánimo abrió campaña el candidato del Psoe

Bárbara Ruiz I ondacero.es | Madrid | Actualizado el 19/07/2018 a las 17:27 horas

Rubalca, en campaña electoral

Rubalca, en campaña electoral / EFE

"¡A correr! ¡No paréis de correr que lo importante no es cómo se entra en la recta final sino quién llega antes a la meta!" Con este ánimo abrió campaña el candidato del Psoe y desde entonces sigue corriendo como el encantador personaje interpretado por Tom Hanks en la película de Robert Zemeckis. Ahora, los suyos dicen que ha recortado varios puntos.

No es que Alfredo pise los talones de Mariano. El equipo de campaña del Psoe es entusiasta pero no tonto y tras cruzar el Ecuador de la campaña los socialistas afirman que están recuperando terreno pero no dicen cuánto. Lo más que quieren contarnos es que la distancia que separa a ambos adversarios ya está por debajo de los dos dígitos. Es decir, la distancia se va encogiendo y ya es de menos de diez puntos. Todo un mundo todavía. 

Para lo que queda de campaña el Psoe no piensa cambiar de estrategia pero no descarta alguna sorpresa o propuesta nueva que vuelva a marcar la agenda. Por lo pronto, mañana mismo vuelve Felipe a calentar el ambiente en un mítin en Zaragoza y el próximo miércoles se estrena ZP y comparte escenario con Rubalcaba por última vez en una campaña de generales.

Electores, electoras, estamos ya en la cuenta atrás y Alfredo Forrest Gump sigue corriendo. El de la oscarizada película era un personaje con un leve retraso mental al que las cosas le iban saliendo de maravilla. El "retraso" electoral de Rubalcaba sólo se soluciona con un milagro.