Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

La pegada del Valencia determinante para el desenlace final

2 - 0: EL MÁLAGA NO AGUANTÓ EL PASO QUE MARCÓ SOLDADO

El acierto en el área del Valencia y la falta de pegada del Málaga determinaron el resultado del duelo celebrado en Mestalla. Tras la derrota, el equipo que alecciona Pellegrini acaba el año en séptima posición, fuera de Europa y con la mente puesta en la Copa.

ondacero.es | Málaga
| 18/12/2011

Quizás el Málaga disputó en Mestalla su mejor partido como visitante pero el resultado fue contrario a sus intereses. La alineación, con numerosos cambios en el 'once', se amoldaba a los deseos de los aficionados. Cazorla en lugar de Duda junto a Toulalan para dar sentido al juego, Joaquín en una banda con Isco en la otra y, para acabar, Juanmi formando pareja de ataque con Rondón. Por lo demás, la defensa volvió a contar con Demichelis y Mathijsen en el centro, espacio por donde más atacó el Valencia sabedores sus jugadores de la lentitud de los dos centrales. Banega, desde la medular, se encargó de explotar este punto buscando con constancia al goleador Soldado.

El juego de los malaguistas rayó a un buen nivel desde el comienzo. El balón iba de una área a otra en un intercambio de golpes que hacía atractivo el duelo. Sin embargo, el equilibrio se decantó a favor del Valencia tras un error de Jesús Gámez pasada la media hora. Un mal pase del lateral derecho lo supo aprovechar Jonas para meter un balón a las espaldas de los centrales donde Soldado demostró su valía. Sólo faltaban diez minutos para el descanso y el Málaga esperó al segundo tiempo para reaccionar.

La salida de los pupilos de Pellegrini hacía pensar que el empate podía llegar. Joaquín, Cazorla e Isco llevaban el balón con peligro al área rival pero no encontraban al rematador que fusilara a Alves. Todo lo contrario le pasó al Valencia puesto que a la primera que tuvo a la hora de la contienda, Soldado cazó un centro de Jordi Alba para sentenciar el choque.

Este gol fue un severo castigo para el Málaga. La bajada de brazos fue la reacción a este mazazo unido al cansancio que acumulaban algunos de los futbolistas. Pese a todo, el holandés Van NIstelrooy, sustituo de Juanmi, gozó de dos ocasiones que Alves desbarató al más puro estilo de portero suramericano con rodilla en tierra. No hubo margen para la reacción.

Ahora, el Málaga acaba el año en la séptima posición fuera de Europa pero a un paso tan sólo de recuperar estas posiciones de privilegio y con la mente puesta en el partido del miércoles contra el Getafe, vuelta de la eliminatoria de Copa contra el Getafe que se presenta con el 1 a 0 a su favor tras la ida disputada en el Alfonso Pérez.