Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL FRANCÉS CRITICÓ LAS INTERRUPCIONES CARIOCAS DURANTE SU PRUEBA

Lavillenie llora en el podio ante los abucheos del público brasileño

Nueva polémica en los Juegos de Río, esta vez de índole deportiva. El pertiguista francés Renaud Lavillenie no aguantó las interrupciones del público brasileño mientras hacía su ejercicio y no se mordió la lengua para criticarlo: "No es una buena imagen para los Juegos Olímpicos. Yo no les he hecho nada". Además, hizo una curiosa comparación: "En 1936 el público también estaba contra Jesse Owens. No hemos visto eso desde entonces”. Estas quejas no hicieron gracia a la hinchada carioca y Lavillenie fue abucheado mientras recogió la plata en el podio; el francés no pudo reprimir las lágrimas.

ondacero.es | Madrid | 17/08/2016

Renaud Lavillenie llorando en la entrega de medallas

Renaud Lavillenie llorando en la entrega de medallas / Efe

Renaud Lavillenie no se contener y lloró en el podio al recibir la medalla de plata lograda un día anterior en el estadio olímpico Joao Havelange de Río 2016. El pertiguista francés fue abucheado por el público brasileño, cuyo comportamiento poco respetuoso había criticado.

Lavillenie tuvo que guantar interrupciones de los brasileños

Durante la final de pértiga, la grada se volcó con el ídolo local, Thiago Braz da Silva, y no se cortó en interrumpir la concentración de Lavillenie. “No es una buena imagen para los Juegos Olímpicos. Yo no le he hecho nada a los brasileños”, señaló.

Además, hizo una curiosa comparación de la cual luego se arrepintió : “En 1936 el público también estaba contra Jesse Owens. No hemos visto eso desde entonces”. Reconoció que era “una comparación fuera de lugar hecha en un momento caliente y sin medir las consecuencias”. Pero el público brasileño no le perdonó y le volvió a abroncar, hecho lo que le hizo llorar.