Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

HISTORIA DE BEATRIZ RAMOS

Jaheda, una mujer que ha tenido que huir con su familia de su país por ser musulmana

Jaheda es una de las 380.000 personas que ha tenido que huir de la persecución a su comunidad, musulmana, en Birmania. La ofensiva del Ejército contra esta minoría, que no tienen ni siquiera derecho a ser nombrados, la obligó a cruzar a Bangladesh, donde vive en un campo de refugiados junto a su familia.

Beatriz Ramos Puente | @Ramos_Puente |  Madrid |  Actualizado el 14/09/2017 a las 06:57 horas

Jaheda explicaba así la situación a The New York Times, por una ofensiva que ha dejado según la ONU más de mil muertos a manos de los uniformados y de las milicias budistas, impunes en un país gobernado por la Nobel de la Paz Suu Kyi y los militares. Su discurso oficial habla de "legítima defensa contra terroristas extremistas". Los relatos de los supervivientes mencionan masacres a cuchillo, personas quemadas vivas, amputaciones, bebés lanzados a ríos y ataques desde el aire contra civiles desarmados. De ello dan fe los refugiados llegados a Bangladesh. Rama, es otra de las personas que se ha visto obligada a huir con lo puesto al mismo campo que Jaheda con su marido y sus dos hijos. A Nazimullah lo que le preocupa es la educación de los más pequeños.

Muchos niños además ocupan su tiempo ayudando a sus familias en los quehaceres diarios. Se preguntan cuánto tiempo tendrán que vivir en estas condiciones... Su deseo es volver a Birmania, donde los militares los masacran, en una ofensiva que la ONU califica como "limpieza étnica de libro".