Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

ENTREVISTA EN POR FIN NO ES LUNES

Las zonas ruidosas incrementan el riesgo de sufrir un Ictus grave

Hablamos en Por fin no es lunes con Rosa María Vivanco, investigadora del Grupo de Investigación Neurovascular del IMIM, apunta que el estudio revela, por primera vez, la influencia en la gravedad del Ictus Isquémico de los niveles de ruido y la exposición a espacios verdes.

ondacero.es
  Madrid | 03/11/2019

Un estudio del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), el Hospital del Mar, el ISGlobal y la Universidad de Brown, en los Estados Unidos, revela que la exposición a altos niveles de ruido procedente del tráfico incrementa en un 30% el riesgo de sufrir un Ictus Isquémico más grave.

Por contra, la proximidad a zonas verdes tiene un efecto beneficioso y reduce un 25% el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular más grave.

El trabajo, que publica la revista Environmental Research, ha analizado datos de casi 3.000 pacientes atendidos en el Hospital del Mar. En concreto, investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y médicos del Hospital del Mar, de forma conjunta con investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), del CIBER en Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) y de la Universidad de Brown.

Rosa María Vivancos nos explica el procedimiento que han seguido para demostrar tales datos. "A partir del registro que tenemos desde el 2005 de los datos clínicos y de la exposición de dichos pacientes a sitios verdes o sitios con ruido", asegura Vivancos que así han obtenido los resultados de la influencia del ruido en los Ictus.

"Hemos asociado la exposición en el momento que presentaron el Ictus los pacientes a sitios verdes o con ruido y contaminación", afirma la investigadora, por otro lado asume que "no nos habíamos dado cuenta antes que el entorno podía influir en el Ictus".