Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

OPINIÓN | VÍDEO

Monólogo de Alsina: "Cuenta atrás para la pirueta del PNV que salvará los Presupuestos al gobierno centralista del 155"

El calendario es implacable. Ya estamos en la última semana de abril.

Carlos Alsina | @carlos__alsina |  Madrid |  23/04/2018

Llegamos al día del libro, que es día grande, cada año, de la universidad de Alcalá de Henares. Y que es el día grande, este año, de Sergio Ramírez. Premio Cervantes. Escritor político, político escritor. Hoy contará en su discurso cómo lee él a Miguel de Cervantes, cómo leyendo El Quijote se puede aprender, si uno quiere, a construir una novela. Y cómo Ruben Darío es hijo, como todos, de Cervantes.

Tal vez hable también de la literatura y la política. De sus años, muchachos, de revolucionario en su país, al lado de Daniel Ortega. De su decepción con el líder revolucionario embriagado de poder y de autoritarismo. De su alejamiento, su ruptura. De cómo el camarada escritor pasa a ser visto como el traidor que trabaja para el enemigo. De este Daniel Ortega que hoy gobierna Nicaragua censurando a las televisiones críticas y decretando el apagón porque en la calle se multiplican las protestas contra su asalto a la Seguridad Social y, también, los incidentes. Cuando hay armas en la calle acaba habiendo muertos. Angel Gahona, periodista, es el último del que se ha sabido. Y este vídeo, la última transmisión en Facebook que pudo hacer…

…la última que pudo hacer antes de caer muerto por un tiro. Sergio Ramírez, premio Cervantes, escritor político, político escritor, estuvo ayer en Madrid en la concentración que algunos de sus compatriotas realizaron en contra del gobierno.

Hoy Ramírez pronunciará su discurso en la universidad de Alcalá. Y no estará el embajador de Nicaragua allí para escucharle.

Ya hemos llegado al día del libro. El calendario que avanza sin que termine de resolverse ni una sola cuenta atrás.

Ninguna de las que tenemos en marcha. Apunten:

Cristina Cifuentes sigue siendo presidenta del gobierno regional de Madrid. Rajoy sigue sin bajar el pulgar y la presidenta del Parlamento autonómico se resiste a ponerle fecha a la moción de censura que presenta Ángel Gabilondo. Un mes ha pasado desde que empezó el caso máster. Ni siquiera en el PP esperaban que Cifuentes aguantara tanto.

• Un mes ha pasado desde que el Parlamento catalán fracasó en la investidura de Jordi Turull (segunda cuenta atrás). En estas cuatro semanas han seguido mareando al personal los delegados de Puigdemont en Barcelona promoviendo y descartando candidatos sin ninguna intención real de coronar a un nuevo presidente de la Generalitat de Cataluña. Queda otro mes de mareo y, si nada cambia, elecciones de nuevo. Que se celebrarían en julio. En el día de San Buenaventura.

• Antes de eso se espera que los tres jueces del tribunal de Holstein, Martin, Mathias y Mathias, pongan de una vez el huevo sobre la entrega de Puigdemont a España. La entrega…o la no entrega. Ésta es una cuenta atrás diferente porque no tiene fecha límite. Y porque visto el vendaval que ha levantado su primera decisión preliminar preferirán los jueces darse tiempo para que no parezca que toman decisiones sin leerse bien los papeles. A la ligera.

• Otra cuenta atrás que no termina. Montoro y su pulso con Llarena. El ministro que niega malversación en el primero de octubre y el juez que sostiene que los indicios abundan. Salió ayer Rafael Hernando a hacer de portavoz averiado del ministro. Porque se le ha cogido por las hojas al rábano.

Se le han cogido por las hojas unas declaraciones y ha dejado pasar el ministro diez días sin abrir el pico para corregir las malas interpretaciones. Casi mejor que hable Montoro en lugar de Hernando.

• Cuenta atrás para el triple salto mortal con tirabuzón y pirueta que prepara el trapecista Iñigo Urkullu. Cómo seguir predicando contra el gobierno centralista que ha intervenido el gobierno de Cataluña y apuntalar a ese mismo gobierno en el Parlamento salvándole los presupuestos generales de Montoro. El jueves empiezan a balancearse Urkullu, Ortúzar y Aitor Esteban, el del tractor, en el Parlamento. Ayudando a tumbar las enmiendas a la totalidad que han presentado otros grupos.

• Y cuenta atrás, en fin, para las elecciones (éstas sí tienen ya fecha) de dentro de un año. Las municipales a las que confía Albert Rivera su consagración como primer partido en intención de voto para las generales. Municipales de Madrid y Barcelona: ése es el objetivo prioritario del partido naranja. Manuel Valls, un antiguo socialista que llegó a primer ministro de Francia, no necesita que le llamen Manel Valls para reivindicarse como catalán, como barcelonés y como aspirante a sustituir a Ada Colau en la alcaldía de Barcelona. Aún no ha dado el sí pero Rivera está seguro de que consumará el fichaje. Luego ya verán cómo montan unas primarias de pega para que las gane quien las tiene que ganar. Porque en Ciudadanos, como en Podemos y en el PSOE, los candidatos se eligen en primarias. Por eso ya podemos ir dando por hecho que Manuel Valls será el candidato de Ciudadanos, que Errejón lo será de Podemos Madrid y que una mujer será cabeza de cartel del PSOE al ayuntamiento de Madrid. ¿Por qué? Porque hay primarias y el aparato siempre es neutral. Repita conmigo: ne-u-tral.