Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

PUEDO OPINAR Y OPINO

Fernando Ónega: "La política está acatarrada"

Dicen los medios que ha comenzado la campaña electoral, como si en algún minuto no estuviésemos en campaña electoral desde hace muchos años. Luego tenemos las iniciativas que intentan calentar la economía y se sigue descubriendo dinero de los Pujol, que lo han desparramado por todo el mundo.

ondacero.es
  Madrid | 19/09/2019

Como por algo hay que empezar, empecemos por la política. La campaña oficial esta vez durará una semana, pero ayer hemos visto que la real va a durar 54 días.

Durante la sesión de control en el Congreso, Sánchez pide, reclama, implora, la mayoría. Cayetana le dice que no se fíe de lo que le susurran sus Redondos.

Ya me están tardando las encuestas para saber de qué lado se inclina la contienda y si los Redondos tienen razón.

Nota distintiva del momento: Sánchez contra todos, y todos contra Sánchez. El presidente en funciones maneja muy bien el señalamiento con el dedo, parece ensayado: usted es un irresponsable, usted un dogmático.

Casado que habla de traición. ¿Ese va a ser el tono de la campaña? Si es así, podemos afirmar que, siendo la más corta, va a ser la más dura.

De momento se está en la batalla del relato y hace falta un culpable. Hay que tener un responsable del fracaso de los pactos y el retorno a las urnas para hacérselo pagar en votos, y le tengo que preguntar a la tertulia si ya lo tenemos.

A partir de ahí vienen las estrategias. El País señala alguna: el PSOE se mueve hacia el centro para atraer al votante de Cs. El PP se centrará en la economía. Podemos insistirá en la coalición para después. Y Rivera no cambiará en su asedio a Sánchez y promete que, si él y el PP tienen un escaño más, en un mes harán gobierno.

Y en medio de todo esto, el fantasma de la abstención. Todo el mundo hace cálculos de cuántos se quedarán en casa y de qué partidos; cuán grande es la desmovilización; a quién beneficia la división de la izquierda, quién se queda con los supuestos dos millones de indecisos que hay entre los viejos votantes de Ciudadanos. Ciudadanos es el plato en que todos quieren comer. ¿Sabrá, podrá defender Rivera su fortín?