CON ALBERTO APARICI

Aparici en órbita: ¿Por qué cambia el brillo de las estrellas variables?

Nuestro físico Alberto Aparici, invita al programa a Rafael Barberá, astrónomo aficionado y "vigilante" de estrellas variables, que son estrellas cuyo brillo cambia a lo largo del tiempo.

ondacero.es

Madrid | 16.09.2021 12:26

A David Fabricius, astrónomo de principios del siglo XVII, se le atribuyen dos importantes logros. Por un lado, haber sido de los primeros en mirar al cielo con un telescopio porque en su época, hacerlo aún era raro y pionero. Su otro logro es el haber encontrado una estrella un poco extraña. Esa estrella estaba en la constelación de la Ballena y hacía algo que el resto de las estrellas no hacían: su brillo cambiaba.

Cuando la observó por primera vez era una estrella normalita, del montón. Unos días después su brillo había aumentado notablemente, y dos meses después había desaparecido. Fabricius pensaba que había encontrado una explosión estelar, uno de estos casos en que una estrella se enciende de repente y luego se apaga para siempre. Pero cuál fue su sorpresa cuando unos años después volvió a encontrar esa misma estrella, exactamente en el mismo sitio.

El fenómeno era tan extraordinario que llamaron a la estrella 'Mira', que en latín significa "maravillosa"

Astrónomos posteriores observaron con detalle la estrella de Fabricius y concluyeron que su brillo cambiaba cada 11 meses. Era la única estrella conocida que hacía algo así. El fenómeno era tan extraordinario que se buscó un nombre adecuado para la estrella: la llamaron Mira, que en latín significa "maravillosa".

Hoy en día sabemos que Mira no es única en su especie, y a todas estas estrellas que suben y después bajan, y después vuelven a subir, las llamamos estrellas variables. Pero, ¿qué tienen de diferente estas estrellas? ¿Por qué las demás se mantienen siempre igual y éstas cambian? "Normalmente, se suele deber a que la estrella cambia de tamaño", responde Alberto Aparici sobre esta estrella que se hace grande y luego vuelve a ser pequeña, "parece que late".

En general, las estrellas más grandes son más brillantes, pero en el caso de Mira, es más brillante cuando está en un punto intermedio. Cuando la estrella es más grande brilla más, pero también es más fría, y cuanto más fría, el color de la estrella es más rojo. En un momento dado, pasa a ser tan roja "que se convierte en infrarroja y nuestros ojos ya no la ven", explica Aparici. Por eso, pensamos que se ha apagado.

Rafael Barberá, "vigilante" de estrellas variables

Hay quien se dedica a seguir estas estrellas variables durante todo el año para ver cómo suben y bajan. Hablamos con Rafael Barberá, que es astrónomo aficionado y miembro de la Asociación Valenciana de Astronomía. Para poder observar las estrellas variables no hace falta ningún equipo, sino que podemos observar a 'Mira' a simple vista. Además, "tenemos otras estrellas variables fáciles de ver incluso desde Madrid, como es Algol", cuenta Barberá sobre esta estrella que cambia su brillo cada tres días.

Existen múltiples tipos de estrellas variables y todas ellas muy diferentes. Mira, por ejemplo, varía porque la propia estrella "pulsa". Sin embargo, Algol es una estrella eclipsante: "Se trata de una estrella doble que sus componentes está muy próximos y giran uno alrededor del otro. Entonces, lo que vemos realmente es un eclipse; cuando una pasa por delante de la otra notamos que se reduce la luz, pero simplemente porque no vemos una de ellas", explica Rafael Barberá.