Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Portavoz, martes 18 de febrero de 2014

¿Cómo afrontar la inmigración?

El tema de la inmigración es por segundo día lo más comentado entre nuestros oyentes sin olvidar otro como el de los confidentes de Hacienda.

Beatriz Ramos Puente | Madrid | Actualizado el 19/07/2018 a las 03:24 horas

INMIGRACIÓN
IGNACIO: Una solución tengo!!! Una buena batería de autobuses en Algeciras para ir repartiendo por Europa en número directamente proporcional a las cuotas de poder de cada país miembro.... Nosotros asumiendo nuestra cuota, por supuesto, y con una lista abierta y pública para aquellos que quieran acoger directamente a alguno de los afectados. Creo que es una enorme tragedia difícil de gestionar por la administración (este quien este) pero es una responsabilidad de todo el mundo que les hemos robado todos sus recursos y hemos implantado fronteras y sistemas políticos a nuestra medida para evitar su desarrollo y que se perpetúe su miseria.

ENRIQUE: A tu pregunta de qué hacer con los inmigrantes, fácil, se contratan cuatro autobuses hasta la puerta del parlamento europeo y se les deja allí, para que tanto comisario solidario se lleve uno a casa.

Martín: Creo que hay que cumplir las leyes, y si estas obligan a rechazar a los que quieren cruzar la frontera ilegalmente, pues habrá que hacerlo, incluso con los medios que dispuso el Sr. R. Zapatero, antidisturbios y concertinas. Hay una situación difícil en África, de acuerdo, ¿pero sólo debe resolverla España? La ONU que tan lista se ha mostrado en el caso de la pederastia, ¿qué hace al respecto? La Unión Europea que se escandaliza ante las muertes, ¿cuántos emigrantes está dispuesta a repartir por los países nórdicos y del centro?

Mariano: a la Desunión Europea, se la trae al pairo el problema de la inmigración en España, lo ven como un problema a resolver por nosotros, en cambio ellos si expulsan a los nuestros en el momento que se cumple el visado o no tienen papeles en regla.

Fernando: Echo de menos en las discusiones sobre este tema qué es lo que queremos pedirle a la Guardia Civil. ¿Queremos que se permeabilice nuestra frontera de África? ¿Estamos dispuestos a ceder parte de la supuesta calidad de nuestra enseñanza, de nuestra sanidad? Estaríamos  dispuestos a admitir que nuestros barrios se llenaran de pisos patera; es más, ¿nos plantearíamos dejar esa parte de nuestra casa que no usamos para que la aprovechara una familia de inmigrantes?. ¿Estamos  dispuestos a intentar salvar el mundo a pesar del peligro que eso puede conllevar para nuestro futuro?,¿qué pedimos a la Guardia Civil?. Se deben ir de vacaciones un tiempo?. O debemos respaldar a quien nos protege?

Teresa: Molesta que ningún tertuliano hable de las grandes mentiras que nos cuentan y que nos han contado una vez más: el director de la Guardia Civil, señor Arsenio Fernández y el Ministro del Interior ni siquiera se han puesto de acuerdo para dar una explicación coherente. Porque no la tienen, porque las tropelías no tienen explicaciones coherentes. En Europa un político que miente tan descaradamente a sus ciudadanos dimite. En UK han dimitido por mentir sobre una multa de tráfico. Aquí mienten con imágenes de muerte de por medio y no pasa nada.

POLITIZACIÓN
José Carlos: Con ZP los guardias civiles daban a los inmigrantes golosinas y bocatas. Con Rajoy los mismos guardias son diablos. Valientes sarta de políticos hipócritas
Angel: Porqué la izquierda española se pone siempre del lado del problema y nunca de la solución??? Esto es la causa de la debilidad de nuestro país en muchos temas: Gibraltar, inmigración, Marruecos, Cataluña etc…
Javier: Realmente no les dará vergüenza a los políticos, sean del partido que sean, tener un doble discurso uno  cuando son gobierno y otro cuando son oposición? tan bajo concepto tienen de sus ciudadanos que nos dicen un discurso y más tarde lo contrario sin pudor alguno. Realmente nos tratan como personas sin formación alguna y lo peor es que igual es verdad porque les votamos sin olvidar el trato recibido.

CONFIDENTES
Javier: Parece ser que el ministro de Hacienda va a crear un fondo llamado “de confidentes” para pagar a los susodichos, pero ¿cómo les va a pagar a los confidentes ...? en negro o con factura, ¿ les va hacer una factura con i.v.a. por sus confidencias o les va a abonar  como se paga a los confidentes en un sobre y en negro...

Otra oyente: Me planteo si ahora cobrarán algún plus por cantidades recaudadas porque estoy viviendo una situación injusta que me genera absoluta indefensión y cuando voy a hablar con los técnicos, su respuesta es que tenemos razón y que cuando recurramos ante el tribunal económico, ya estimarán alegaciones. Así que habrá que esperar dos años, y mientras tanto ir pagando. Tiene esto algo que ver con el cumplimiento de objetivos?

Carlos: Los inspectores de Hacienda ¿No tiene amigos, familia o conocidos con los que hablar? Que hablen con ellos ¿No tienen ojos con los que mirar? Que miren con ellos. Y podrán darse cuenta de que ese camarero que le sirve el pincho de medio día no tiene un hermano gemelo, que trabaja doce o catorce horas y cotiza ocho. Que el vecino que ha pedido ayuda al estado para mandar al niño al cole alemán, no le ha dejado un amigo los dos coches ni la casa en la playa. Piden chivatos para que les cuenten lo que todo el mundo sabe.

Alfonso: yo soy de los que denuncian a los caraduras, sinvergüenzas y ladrones que defraudan al fisco gratis. Esta gentuza, que se ríe del resto, son luego los que más se quejan. Ya está bien de permitir y hacerles la gracia a estas sanguijuelas que obligan a que los demás estemos ahogados a impuestos para darle prestaciones a gente que gana su pasta en negro pero son pobrecitos.

VÁZQUEZ
ANTONIO: Que diferencia tan abismal entre señores socialistas como Leguina, Redondo, Vázquez y los "súper guays" que hay ahora como los Valenciano y compañía. ¡Qué pena!