Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Seguimiento de la vasculitis

Un estudio de los Servicios de Medicina Nuclear y Reumatología del Hospital Marqués de Valdecilla de Santander ha permitido establecer nuevos avances en la utilización de los sistemas de imagen molecular para el seguimiento de la vasculitis

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | 12/01/2018

La vasculitis son un conjunto de síndromes heterogéneos que se caracterizan por la inflamación de los vasos sanguíneos. Tal y como señala la Sociedad Española de Reumatología (SER), según la localización de esta inflamación, se producirán las diferentes manifestaciones clínicas que también dependerán del proceso inflamatorio de la vasculitis por sí misma.

El diagnóstico de esta enfermedad frecuentemente supone un reto para los profesionales sanitarios, ya que los pacientes pueden presentar manifestaciones clínicas y analíticas inespecíficas. Los síntomas más comunes suelen ser fiebre, cansancio, pérdida de peso, afección del estado general, y el desarrollo de manifestaciones clínicas locales como consecuencia de la disminución del flujo sanguíneo que se traduce en isquemia o infarto visceral por oclusión de los vasos sanguíneos (síntomas neurológicos, dolor abdominal o compromiso renal).

Un estudio de los Servicios de Medicina Nuclear y Reumatología del Hospital Marqués de Valdecilla de Santander ha permitido establecer nuevos avances en la utilización de los sistemas de imagen molecular para el seguimiento de la vasculitis

La investigación ha demostrado la utilidad de la imagen molecular con Tomografía de Emisión de Positrones en el diagnóstico precoz de la inflamación de los vasos de medio y de gran calibre, así como en la valoración de la extensión y el grado de la inflamación, antes de que se desarrollen cambios estructurales en las arterias.

En definitiva, el estudio ha mejorado el manejo terapéutico y el seguimiento de los pacientes a nivel clínico y asistencial.