Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Día Mundial de la Epoc: 10 recomendaciones sobre el autocuidado de los pacientes

Tal y como recoge Vithas, el cuidado de los pacientes mediante tratamiento no farmacológico es parte fundamental para que se pueda llevar a cabo la rehabilitación respiratoria y pueda mejorar la calidad de vida de los casi 3 millones de españoles que padecen EPOC.

Redacción | Madrid
| 16/11/2018

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es una enfermedad respiratoria caracterizada por síntomas persistentes, como tos, expectoración, mayor vulnerabilidad a enfermedades respiratorias y dificultades respiratorias crónicas, pues se produce un estrechamiento de las vías respiratorias que dificulta el paso del aire. Esta enfermedad puede producir osteoporosis, depresión, morbilidad y causa la muerte de 29.000 personas cada año en España.

Tal y como recoge Vithas, el cuidado de los pacientes mediante tratamiento no farmacológico es parte fundamental para que se pueda llevar a cabo la rehabilitación respiratoria y pueda mejorar la calidad de vida de los casi 3 millones de españoles que padecen EPOC.

El Dr. Francisco José Roig Vázquez, neumólogo del Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca, señala que “la rehabilitación respiratoria consiste en una aplicación de terapias individualizadas no farmacológicas, diseñadas para mejorar la condición física y psicológica de las personas con esta enfermedad y que se determinan gracias a una evaluación exhaustiva del paciente.” Asimismo, es necesario promover en la persona afectada la adquisición de hábitos de vida saludables a largo plazo.

10 recomendaciones sobre autocuidado de los pacientes con EPOC

1.Protegerse de las sustancias nocivas del ambiente con elementos como mascarillas.

2.Mantener en el domicilio un ambiente óptimo, no solo en cuanto a temperatura, ventilación, sino también desde el punto de vista emocional, evitando situaciones de estrés.

3.Realizar de forma correcta el tratamiento farmacológico y no farmacológico.

4.Realizar ejercicio de forma regular, bajo la supervisión y control de su médico.

5.Evitar el sobrepeso.

6.Asegurar una higiene del sueño: establecer rutinas para acostarse, levantarse y descansar.

7.Evitar la toma de alimentos que contengan cafeína y alcohol.

8.Realizar adaptaciones para llevar a cabo la higiene personal.

9.Utilizar ropa holgada, adecuada a cada época del año.

10.No renunciar a disfrutar y mantener el interés en realizar actividades lúdicos-sociales.