Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El ministro de Exteriores saudí, Adel al Jubeir

El Gobierno saudí dice que el rey y el príncipe heredero son una "línea roja"

El ministro de Exteriores saudí, Adel al Jubeir, aseguró que el rey Salman bin Abdelaziz y el príncipe Mohamed Bin Salman son una "línea roja" para Arabia Saudí y rechazó la supuesta implicación del heredero de la corona saudí en elasesinato del periodista Jamal Khashoggi.

EFE | Madrid
| 20/11/2018
Jamal Khashoggi

Jamal Khashoggi / EFE

"El liderazgo del reino de Arabia Saudí representado en el guardián de las dos mezquitas sagradas (el rey) y el príncipe heredero son una línea roja y no permitiremos intento alguno de atacar a nuestros líderes", aseguró Al Jubeir en una entrevista que publica hoy el diario árabe internacional Al Sharq al Awsat.

"Atacar a los líderes del reino es tocar a todos los ciudadanos", agregó. El ministro hacía alusión a las versiones que vinculan al príncipe Mohamed con la muerte del periodista en el consulado saudí en Estambul el pasado 2 de octubre.

Medios de comunicación estadounidenses informaron el viernes de que la CIA había concluido que el heredero saudí ordenó el asesinato de Khashoggi, aunque el Gobierno estadounidense ha asegurado que aún no ha llegado a ninguna conclusión.

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, indicó el 2 de noviembre que la orden de matar a Khashoggi "vino de los más altos niveles". "Le preguntamos a la parte turca a quién se referían con 'altos niveles' y nos aseguraron de forma categórica que no se referían el príncipe heredero", indicó en la entrevista Al Yubeir.

El ministro agregó que pidieron más detalles a la parte turca sobre la investigación, pero la Fiscalía saudí "no ha recibido ninguna prueba" de las autoridades turcas, añadió. La Fiscalía General saudí anunció la semana pasada el procesamiento de 11 personas por el asesinato de Khashoggi y la solicitud de pena de muerte para 5 de ellos, que confesaron el crimen, pero descartó cualquier implicación del príncipe Mohamed en el crimen.

Al Jubeir destacó que las relaciones entre EEUU y Arabia Saudí son "estratégicas" y con "intereses comunes y vitales" para la estabilidad y la seguridad de la zona, pero no descartó que en caso de que hubiera sanciones a la venta de armas, como las aprobadas por Alemania, Riad tuviera que comprar armamento a otros países.

"El reino está comprometido con defender su tierra y sus fronteras y a su pueblo de cualquier amenaza regional", dijo al Yubeir. "Nosotros preferimos que nuestro armamento proceda de países aliados", señaló, agregando no obstante que "el compromiso del reino de defender a su tierra y su pueblo, le obliga a conseguir las armas de cualquier fuente que sea".

Países como Estados Unidos o Alemania han anunciado la imposición de sanciones contra implicados en el asesinato, algunos de los cuales pertenecen a la familia real u ocupaban puestos de responsabilidad. Al respecto, Al Yubeir insistió en que son sanciones contra "individuos" y no contra un país.