NUEVOS IMPUESTOS

Pedro Sánchez defiende la reforma fiscal y carga contra el "dogmatismo neoliberal que hace aguas"

Sobre el impuesto a las grandes fortunas, el presidente ha dicho que esta vez "los costes de la crisis no pueden recaer en exclusiva en la clase media y trabajadora como ocurrió con la financiera".

ondacero.es

Madrid | 01.10.2022 13:51

Pedro Sánchez defiende la reforma fiscal y carga contra el "dogmatismo neoliberal que hace aguas"
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene telemáticamente en un Foro | EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, defendió este sábado la reforma fiscal anunciada esta semana que contempla rebajas fiscales a las rentas bajas y pequeñas empresas y subidas a las clases más acomodadas, afirmando que "cualquier alivio fiscal debe centrarse en la mayoría social y no en beneficiar a unos pocos que suelen ser los mismos" y criticando el "dogmatismo neoliberal que hace aguas" por la situación en el Reino Unido.

Recaudación de 3.144 millones de euros

Sánchez señaló que con la reforma el Gobierno va a recaudar unos 3.144 millones de euros, lo que va a permitir "duplicar" el presupuesto para vivienda pública. También recordó que sólo con las subidas del IRPF a las rentas del capital, se va a poder cubrir "el refuerzo extraordinario de la Atención Primaria".

Así, detalló con ejemplos cómo un trabajador casado con un sueldo de 19.000 euros y declaración conjunta, se va a ahorrar 330 euros; un jubilado con una pensión inferior a 16.500 euros, tendrá un ahorro de 680 euros, y una trabajadora monoparental con dos hijos y un sueldo inferior a 18.500 euros se beneficiará "de un ahorro de 516 euros".

Además, afirmó que en el Ejecutivo han estudiado "con atención" la propuesta de deflactación "que se ha propugnado desde diferentes ámbitos de la política española" y apuntó que, con esa medida, el ahorro de un trabajador sin hijos con un sueldo de 19.000 euros sería de 23 euros frente a los 743 euros que se ahorraría con la reforma del Gobierno. "Esa es la diferencia y lo demás es confusión y una gigantesca cortina de humo", apuntó.

Impuesto a las grandes fortunas

Sobre el impuesto a las grandes fortunas, aseveró que "esta vez los costes de la crisis no pueden recaer en exclusiva en la clase media y trabajadora como ocurrió en la crisis financiera" y "esta vez tienen que arrimar el hombro para sacar adelante el país".

Sánchez elogió a quienes "desde una posición acomodada" aceptan el pago de impuestos porque demuestran "patriotismo y sentido común", así como "inteligencia" pues contribuyen a generar una comunidad "más unidad y mejor cohesionada".

Asimismo, cargó contra los "brujos" que "rescatan sus viejas recetas y dicen que el bolsillo está mejor en el bolsillo de los ciudadanos". Para ello, citó el ejemplo del Reino Unido donde se ha producido una "reacción y una condena de los mercados sin precedentes" a la reforma propuesta por la primera ministra, Liz Truss.

Sánchez afirmó que es "plenamente consciente" del "enorme impacto" de la inflación en la clase media y trabajadora y mitigarlo constituye "la prioridad absoluta del Gobierno", motivo por el cual se han movilizado "35.000 millones de euros, que corresponde a un 2,9% del PIB".

Más servicios públicos para combatir las crisis

Así, apuntó que "no hay mayor herramienta" para combatir las crisis que la inversión de servicios públicos, lo que requiere una condición de partida que es la justicia fiscal".

Por ello, aseveró que, al contrario de "como algunos nos quieren hacer ver", España "no tiene un problema de gasto público", pues este se sitúa por debajo de países como Francia, Bélgica, Alemania o Suecia.

Sánchez enfatizó una "correlación directa clarísima" entre los mayores de niveles de desarrollo humano y unos ingresos fiscales superiores". "No podemos pretender tener el estado de bienestar de países nórdicos con nivel de ingresos fiscales de países menos avanzados", enfatizó.