Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Pide a Otegi que si se presenta lo haga con un proyecto político

Urkullu pide no hacer "campaña gratuita" a Otegi que favorezca su victimismo

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha pedido que Arnaldo Otegi, en su posible carrera como candidato a la Presidencia del Gobierno vasco, no cuente con "una campaña gratuita que sirva" a su "victimismo".

EFE | Madrid | 30/03/2016

El lehendakari, Íñigo Urkullu

El lehendakari, Íñigo Urkullu / agencias

"Campaña gratuita", según sus palabras, que se derivaría de posibles recursos a la inclusión de Otegi en listas electorales, dado que sobre el dirigente abertzale pesa una condena de inhabilitación para cargo público hasta febrero de 2021.

Durante su conferencia en el foro "Tribuna Autonómica" que ha organizado el diario El Mundo, el lehendakari se ha referido a las posibles aspiraciones electorales de Arnaldo Otegi tras su salida el 1 de marzo de la cárcel, así como a un nuevo marco de convivencia para Euskadi y el final definitivo de ETA.

Respecto de lo primero, para Urkullu no es tan preocupante que el dirigente abertzale se presente a los comicios vascos como la repercusión que ello pudiera ocasionar.

Por ello, ha señalado que "si alguien piensa que tiene que recurrir" la inclusión de Otegi en una lista electoral -si ello se produce- que "lo haga", pero "sin hacer campaña gratuita", que es lo que a su juicio está sucediendo ahora, al menos desde que abandonó prisión.

Ha recordado Urkullu las elecciones municipales de 2011 que, a su entender, se vieron interferidas por la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la validación de las candidaturas de EH Bildu, algo de lo que se habló durante "meses y meses" creando "una campaña gratuita".

Así que el lehendakari ha pedido a Otegi que si se presenta a las elecciones autonómicas del próximo otoño, lo haga previa presentación de un proyecto político y aceptando las consecuencias que ello supone, es decir, que serán los ciudadanos los que elijan en las urnas qué proyecto prefieren.

Respecto al final de ETA, Urkullu ha remarcado en primer lugar que la banda "nunca debió existir" y que es partidario de que desaparezca. Al mismo tiempo ha emplazado al entorno de la banda terrorista a que haga "un reconocimiento del daño causado" y a que se proceda a un "desarme verificable". En suma, "pasos para un final ordenado" de la organización terrorista.

Sin salir de este contexto, el lehendakari ha apostado además por cambiar la política penitenciaria, lo que incluye la transferencia de la misma a Euskadi, que sigue pendiente, y básicamente acabar con el alejamiento de presos porque es "un error".

La paz como elemento clave para una "convivencia normalizada" es un argumento que ha estado muy presente en la intervención de Urkullu, quien hoy en Madrid ha insistido en plantear un pacto político en Euskadi que conduzca a ese "nuevo marco de convivencia".

Así se lo transmitió al Jefe del Estado, ha dicho, y así lo defenderá en el País Vasco y en Madrid, porque lo que está encima de la mesa es "un nuevo estatus político de futuro", "un pacto entre Euskadi y el Estado".

Sobre si la independencia está en su horizonte, el lehendakari ha recordado que se trata de un principio fundacional del PNV que ahora, 120 años después, atiende y se atiene a otros conceptos, a "soberanías superpuestas" que requieren "acuerdos internos" para lograr "una convivencia normalizada".

En cuanto a las relaciones con Navarra, algo por lo que también han preguntado a Urkullu, el lehendakari ha apostado por establecer relaciones normalizadas, sin "darse la espalda", y siempre desde el respeto.

Por otra parte, ha recalcado que la realidad catalana actual no tiene nada que ver la vasca, aunque une la voluntad por el ejercicio de un principio democrático, que la ciudadanía pueda decidir mediante una "consulta legal y pactada", lo que defiende el PNV.