EL PEQUEÑO Y MEDIANO COMERCIO SE SUMA

Facpyme apoya a Mazón en su defensa de los caudales del trasvase Tajo-Segura

El sector del comercio exige a la Generalitat unidad y apoyo a esta iniciativa para garantizar el abastecimiento de agua “fundamental para la agricultura, el turismo y el conjunto de sectores productivos”, indica el presidente de Facpyme, Carlos Baño. Añade que "necesitamos todos los recursos, también el agua, para crear empleo, prosperidad y salir de la crisis actual. No se puede poner en riesgo nuestro desarrollo porque es limitar las oportunidades de las personas”

Pepe Requena

Madrid | 21.04.2021 16:30

Carlos Baño, presidente de Facpyme
Carlos Baño, presidente de Facpyme | Alacantí TV

El presidente de la Federación Alicantina de Comercio de la Pequeña y Mediana Empresa (Facpyme), Carlos Baño, ha respaldado la iniciativa en defensa del trasvase Tajo-Segura que lideran los presidentes de Murcia y Andalucía, Fernando López-Miras y Juan Manuel Moreno Bonilla, y el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón.

“Es una iniciativa en defensa de las personas que viven y trabajan en la provincia de Alicante y en el conjunto de la Comunidad Valenciana, de nuestros intereses, de los recursos que necesitamos para crecer especialmente en una coyuntura complicada como la actual”, ha destacado.

Por ello, ha exigido “unidad entre todas las administraciones, evitar la confrontación y enterrar la guerra del agua” y ha pedido a la Generalitat que “haga frente común con la Diputación y los gobiernos de Andalucía y Murcia para hacer ver al Gobierno de España que recortar los aportes del Tajo a la cuenca del Segura es una decisión errónea y muy perjudicial para Alicante y para la Comunidad Valenciana. Nos jugamos mucho, nuestro presente pero sobre todo nuestro futuro, porque son recursos que nos van a ayudar a salir de esta crisis”.

Carlos Baño ha subrayado que 106.000 empleos dependen directamente del trasvase en toda su área de influencia y cerca de 80.000 agricultores de la provincia verían amenazada la viabilidad de sus cultivos sin el agua que aporta esta infraestructura, además del impacto que tiene sobre sectores como el turismo.

“No estamos pidiendo que se detraigan recursos de unos territorios y se beneficie a otros, estamos reclamando la solidaridad entre todas la regiones y lo que entendemos que es justo para Alicante”, ha continuado. “Nuestros agricultores, la industria en su conjunto, llevamos mucho tiempo invirtiendo en procesos que nos permitan hacer un uso eficiente del agua y convertir cada gota que nos llega en riqueza, que revierte de forma positiva en toda la sociedad”.