JUEGOS PARALÍMPICOS

Sergio Ibáñez logra la plata en -66 kilos del judo

El español ha conseguido la medalla de plata en los Juegos Paralímpicos después de caer en la final ante el uzbeco Uchkun Kuranbaev.

ondacero.es | EFE

Madrid | 27.08.2021 12:35

Combate de Judo entre Uchkun Kuranbaev y Sergio Ibáñez
Combate de Judo entre Uchkun Kuranbaev y Sergio Ibáñez | EFE

El judoca aragonés Sergio Ibáñez ha ganado para España la medalla de plata en la categoría de -66 kilos de Judo los Juegos Paralímpicos de Tokio, después de perder en la final ante el número cuatro del mundo, Uchkun Kuranbaev.

El joven de 22 años, séptimo del ranking mundial, tuvo un gran recorrido en el Nippon Budokan donde no se dejó llevar por los nervios en la que es su primera cita paralímpica y ha conseguido llegar a la final de su peso.

El zaragozano comenzó la competición en octavos ante el portorriqueño Luis Jabdiel Pérez, 14 número del ranking, donde Ibáñez llevó la iniciativa en todo momento, pero Jabdiel consiguió puntuar primero. Aunque finalmente Ibáñez le inmovilizó con la técnica 'Sode-guruma-jime' y vencerle por 'ippon'.

En su carrera por las medallas, el Ibáñez se tenía que enfrentar contra Namig Abasli, número dos del ranking, pero al que consiguió dominar. El azeirbayano sufrió dos amonestaciones durante el combate, aunque alcanzó el 'punto de oro' donde tuvo que arriesgar más. El español lo aprovechó y le derrotó por 'waza ari'.

Finalmente, para asegurar una medalla en estos Juegos Paralímpicos, el joven de 22 años tendría que derrotar al georgiano Giorgi Gamjashvili, tercero del ranking. Combate que consiguió solventar rápidamente, en apenas 43 segundos, ganando por 'waza ari'.

En la lucha por el podio, tenía que vencer Uchkun Kuranbaev, que había dejado fuera al número uno del mundo y que fue un oponente muy incómodo. Ibáñez no pudo imponer su estrategia y el combate se fue al 'punto de oro' donde su rival estaba con dos amonestaciones.

El judoca español intentó entonces llevar la iniciativa y en una llave pareció anotar un 'waza ari', celebrado por todo su equipo técnico, pero que, en cambio, terminó siendo para Kuranbaev, que se quedó el oro ante la incredulidad y enfado del zaragozano, que se sumió en las lágrimas antes de subir minutos después al podio.