Temas

siglo XIX

HISTORIA EN 'MÁS DE UNO'

Luis Fernando de Orleans, el infante que escandalizó a la corte de Alfonso XIII

En 'Más de uno' hablamos sobre Luis Fernando de Orleans con Eduardo Álvarez, autor de la biografía novelada 'El hijo de Eulalia' (editorial La Esfera de los Libros). Eduardo Álvarez nos cuenta que Luis Fernando de Orleans, hijo de la María Eulalia, una de las hijas de Isabel II, fue uno de los protagonistas de la 'belle epoque' de los años 20 y tuvo una vida de película. Por su parte, la infanta Eulalia se puede definir como "la primera feminista de la dinastía", explica.

Además, entrevistamos a Xabier Alberdi, director del Museo Marítimo Vasco, que nos cuenta la historia de Aita Mari, un pescador del siglo XIX que perdió la vida tratando de rescatar a otros marineros. Aita Mari, se llamaba realmente José María Zubia y murió hace 155 años cuando trataba de auxiliar en su trainera a unos marineros a los que les había sorprendido la galerna. Su nombre e historia inspiró el barco de salvamento que hoy navega por el Mediterráneo salvando vidas.

CON JAVIER CANCHO

#HistoriaD: Historia del vibrador

Javier Cancho nos relata la historia del vibrador, el juguete sexual resultado de un intento masculino de curar un supuesto mal femenino: la histeria.

Sitio Histórico

Las líneas de telegrafía óptica de Cuenca, Bien de Interés Cultural

Las líneas de telegrafía óptica de Cuenca, que conforman el mayor conjunto de España de estas características en el ámbito civil, serán declaradas Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de sitio histórico.

La Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno regional ha iniciado ya los trámites para su declaración, lo que las dotará de la máxima protección y tutela, según publica este jueves el Diario Oficial de Castilla-La Mancha.

con alberto zurrón

La Obertura: Robert Schumann y su peculiar dedo corazón

Analizamos en 'La Obertura' la vida del composito alemán Robert Schumann. Alberto Zurrón nos acerca la trayectoria de este hombre que fue capaz de entablillar sus dedo corazón de la mano derecha para intentar ser uno de los mejores pianistas del siglo XIX.