Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Con Francisco Sierra

Minuto tecnológico: La ética del algoritmo

Hoy quiero hablar de filosofía y ética. Primero para aplaudir al Congreso que de forma unánime aprobó la vuelta obligatoria a nuestra enseñanza de las asignaturas de Ética y Filosofía. Muchos entendemos que más allá de su contenido, las dos son esenciales para toda sociedad que tenga en estima valores como la libertad, la justicia, la equidad o el respeto a las minorías en este mundo como el de ahora donde las fake news son capaces de poner en riesgo algo tan esencial como la misma democracia.

Francisco Sierra | Madrid
| 25/06/2019

Pero hay más riesgos. Hace un par de años, Cathy O,Neill, licenciada y doctora en matemáticas por Harvard y el MIT, escribió "Armas de destrucción matemáticas", un libro que ha tenido mucho impacto porque avisaba de los riegos que tenía la humanidad al estar regida por los algoritmos. Se diseñan para ser más justos y racionales en las tomas de decisiones, pero nos pueden traer también mucha decisiones inhumanas. Su ejemplo más famoso era el del algoritmo que determinaba cuando se conceden o no, prestamos en función, por ejemplo, de los índices de riqueza territoriales basados en códigos postales. Y lo hará perfectamente. Pero denegará el préstamo al estudiante pobre que lo pide para acceder a la Universidad. Sin la intervención humana, ese estudiante nunca estudiará. La culpa será de un algoritmo cerrado, opaco y sin apelación ni regulación, que fue desarrollado por programadores según los criterios objetivos de la entidad financiera.

Por eso a la hora de trabajar con el "big data" y los algoritmos se necesitan personas que contemplen las excepciones y sobre todo las consecuencias. Que tengan un sentido ético porque si no el big data aplastará muchos derechos individuales que han costado siglos conseguirlos. Ya son muchas las empresas tecnológicas que están contratando licenciados en Filosofía. Ellos con su sentido ético ayudarán a distinguir donde un algoritmo que busca el bien puede acabar provocando el mal.