Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Con Francisco Sierra

Minuto tecnológico: El origen de los 110 y los 220 voltios. Edison y Tesla y la "guerra de las corrientes"

Seguro que alguna vez al viajar se han preguntado por qué hay países que tienen electricidad a 110 voltios como Estados Unidos y casi toda América y otros a 220 como en Europa, Asia y África. Pues bien, el origen de esta división se remonta a finales del siglo XIX y tiene como protagonistas a Tomás Alva Edison y Nikolai Tesla, los dos genios que combatieron en la llamada "Guerra de las corrientes".

Francisco Sierra
  Madrid | 13/04/2019

Antes, una pequeña explicación que vi en la BBC que ayuda a entender cómo se determina el flujo de electricidad. Imaginen una manguera por la que fluye agua. El voltaje sería la presión que se mide en voltios y la corriente sería la cantidad de agua que circula por la manguera y se mide en amperios. Al multiplicar los dos conceptos nos da la potencia eléctrica.

De esta forma a un voltaje alto, de 220 voltios, le bastaría, según este ejemplo, una manguera más delgada porque no hace falta tanta corriente. Es decir, cables delgados, más manejables y por tanto más baratos. Por el contrario los de 110 necesitarán más corriente, lo que implica cables más gruesos y también costosos.

Volvamos al origen de la guerra. Edison era partidario de trabajar a 100 voltios y con corriente directa donde no era fácil cambiar ese voltaje. Tesla defendía la corriente alterna por ser más barata y más fácil de transportarla a grandes distancias, aunque más peligrosa según Edison. Para ganar su duelo, en la Exposición Universal de Chicago de 1893 Tesla hizo circular a través de su propio cuerpo una corriente alterna de millones de voltios. Demostró que no era peligrosa, y la corriente alterna fue la elegida. En esa Exposición se hizo la primera iluminación pública en masa el mundo con bombillas incandescentes eléctricas. De esta forma, Westinghouse la empresa para la que trabajaba Tesla ganó el concurso y lo impuso en Europa.

Pero en Estados Unidos ya fue tarde. Se habían vendido millones de bombillas que funcionaban a 100 voltios y por eso decidieron no cambiar a 220, pero sí adaptar la corriente alterna. Y de ahí los dos voltajes distintos que todavía permanecen.